Respuestas

2012-05-05T18:48:56+02:00

Constantemente nos encontramos con expresiones referentes a patrimonio líquido y patrimonio bruto. Veamos que significa cada uno de ellos.
Se entiende por patrimonio bruto la totalidad de los bienes y derechos de una empresa o contribuyente. Este conjunto de bienes y derechos es lo que conocemos como activos.
El patrimonio líquido es el resultado de depurar los activos restándole los pasivos. Se denomina líquido porque es en realidad lo que la empresa posee, ya que los pasivos son obligaciones con terceros, y parte de los activos están respaldando esas deudas, lo que en un momento dado puede entenderse que parte de los activos pertenecen a esos terceros, puesto que están respaldando una obligación y en un momento dado pueden ser exigidos como pago.
Bien sabemos que los activos están financiados mediante capital propio o de terceros, y la financiación de terceros es la que corresponde al pasivo de la empresa.
El patrimonio líquido es el resultado de lo que conocemos como ecuación patrimonial, que nos dice que el patrimonio es igual al activo menos el pasivo.
Fiscalmente, lo que se tiene en cuenta es el patrimonio líquido del contribuyente, puesto que es el patrimonio de que efectivamente dispone. Es sobre el patrimonio líquido que se calcula tanto la renta presuntiva como el impuesto al patrimonio.
El patrimonio líquido contable y fiscal difiere en algunos aspectos, debido principalmente a que la ley tributaria permite ciertos tratamientos especiales respecto de la depreciación y a algunos ajustes. Igualmente hay diferencia respecto a las valorizaciones puesto que éstas sólo tienen efecto contablemente más no fiscalmente.

2012-05-05T18:52:44+02:00

Voy a hacer referencia a un aspecto que sigue siendo objeto de controversia en materia contable y tributaria entre mis colegas: la fecha de determinación del patrimonio líquido base gravable del impuesto al patrimonio .

Sobre el particular los artículos 293 a 295 del Estatuto Tributario (E. T.) indican:

Artículo 293. Hecho generador . El impuesto a que se refiere el artículo anterior se genera anualmente por la posesión de riqueza a 1º de enero de cada año gravable cuyo valor sea superior a tres mil millones de pesos ($3.000.000.000) (valor año base 2004).

Artículo 294. Causación . El Impuesto al Patrimonio se causa en el primer día del respectivo ejercicio gravable .

Artículo 295. Base gravable . La base imponible del Impuesto al Patrimonio está constituida por el valor del patrimonio líquido del contribuyente poseído el 1º de enero de cada año gravable , determinado conforme lo previsto en el Título II del Libro I del Estatuto Tributario, excluyendo el valor patrimonial neto de las acciones o aportes poseídos en sociedades nacionales, así como los primeros doscientos millones de pesos ($200.000.000) (valor año base 2003) del valor de la casa o apartamento de habitación.(subrayados fuera de texto) .

Con base en este marco normativo no se puede interpretar que el patrimonio líquido base imponible del impuesto al patrimonio para el año gravable 2004 sea el reflejado al 31 de diciembre del año gravable 2003, sino el patrimonio líquido poseído el 1º. de enero de 2004. Para el año gravable 2005 este impuesto se causa sobre el patrimonio líquido al 1º. de enero de 2005.

Consecuentes con lo anterior y siendo coherentes con la interpretación de las normas las bases gravables del impuesto al patrimonio para los años de vigencia del impuesto serán los patrimonios líquidos al 1º. de enero de 2004, 2005 y 2006. Significa lo anterior que se deberán preparar estados financieros (estado de resultados y balance general) de períodos intermedios con corte al 1º. de enero de los años en mención, siguiendo los parámetros del 26 del decreto 2649 de 1993, lo cual trae como consecuencia causar por un día para preparar estos estados los ingresos operacionales y no operacionales, provisiones de protección de activos, depreciaciones, amortizaciones, agotamientos, pasivos estimados y provisiones (prestaciones sociales, impuesto de renta y otros), obligaciones laborales (sueldos), cuentas por pagar (servicios públicos, honorarios, vigilancia, aseo, comisiones, etc.), impuesto sobre las ventas, retenciones en la fuente, ajustes por inflación, amortizaciones, costos y gastos operacionales y no operacionales, de tal manera que se apliquen los mismos principios contables que se utilizan para elaborar estados financieros de fin del ejercicio .