Respuestas

2013-08-27T01:15:00+02:00
Las palabras iniciales (usadas como título) de la más célebre de las cuatro antífonas del Breviario de la Santísima Virgen María. Se reza desde las primeras vísperas del domingo de la Trinidad hasta la nona del sábado antes de Adviento. Se señala una excepción en el “Dict. de liturgie” de Migne (sub voce), a saber que en el rito de Châlons-sur-Marne se sitúa desde la Purificación de la Santísima Virgen hasta el Jueves Santo. Otra variante, peculiar de la catedral de Espira (donde se canta solemnemente cada día “en honor de S. Bernardo”), puede haberse basado en una de las dos leyendas que relacionan la antífona con el santo de Claraval. Una leyenda relata que, mientras el santo actuaba como legado apostólico en Alemania, entró (la víspera de Navidad de 1146) en la catedral con el canto procesional de la antífona, y, cuando se cantaron las palabras “O clemens, O pia, O dulcis Virgo Maria”, se arrodilló tres veces. Según la narración más común, sin embargo, el santo añadió la triple invocación por primera vez, movido a ello por una repentina inspiración. “Placas conmemorativas fueron marcadas en el pavimento de la iglesia, para señalar las pisadas del hombre de Dios a la posteridad, y los lugares dónde tan emotivamente imploró la clemencia, la misericordia y la dulzura de la Santísima Virgen María “ (Ratisbonne, “Vida y época de San Bernardo”, ed. americana, 1855, p. 381, donde se dan detalles más completos). Se puede decir de pasada que la leyenda se presenta como muy dudosa por varias razones:
1.La narración se originó aparentemente en el Siglo XVI, y relata un hecho ocurrido en el Siglo XII;
2.El silencio de los contemporáneos y de los compañeros del santo es de cierta significación;
3.El argumento musical sugiere un único autor tanto de la antífona como de sus palabras finales.La autoría es actualmente atribuida por lo general a Hermann Contractus (vid.). Durandus, en su “Rationale”, la atribuyó a Petrus de Monsoro (muerto hacia el año 1000), obispo de Compostela. También se ha atribuido a Adhémar, obispo de Podio (Puy-en-Velay), por lo que se le ha titulado “Antiphona de Podio” (Antífona de Le Puy). Adhémar fue el primero en pedir permiso para ir a la Cruzada, y el primero en recibir la cruz del Papa Urbano II. “Antes de su partida, hacia fines de Octubre de 1096, compuso la canción de guerra de la Cruzada, en la que pedía la intercesión de la Reina del Cielo, la Salve Regina” (Migne, “Dict. des Croisades”, sub voce Adhémar). Se dice que pidió a los monjes de Cluny que lo admitieran en su oficio, pero no hay rastro de su uso en Cluny hasta la época de Pedro el Venerable, que decretó (hacia 1135) que la antífona fuera cantada procesionalmente en ciertas fiestas. Tal vez estimulado por el ejemplo de Cluny, o por la devoción de S. Bernardo a la Madre de Dios (el santo fue diligente en extender el amor por la antífona, y muchos lugares de peregrinación lo reclaman como fundador de la devoción a ella en su localidad), se introdujo en el Císter a mediados del Siglo XII, y hasta el Siglo XVII se usó como antífona solemne para el Magníficat en las fiestas de la Purificación, la Anunciación, y la Natividad de la Santísima Virgen, y para el Benedictus en los Laudes de la Asunción. En 1218 el capítulo general prescribió su canto procesional diario ante el altar mayor tras el Capítulo; en 1220 se mandó su recitación diaria a cada uno de los monjes; en 1228 se ordenó su canto “mediocri voce”, junto con siete salmos, etc. en cada viernes “pro Domino Papa” (Gregorio IX se había refugiado en Perugia del emperador Federico II), “pro pace Romanae Ecclesiae” etc., etc. – indicando la larga lista de “intenciones” cuán saludable era conceptuada esta invocación a Nuestra Señora. El uso de la antífona en completas se empezó por los dominicos hacia 1221, y se propagó rápidamente por ellos. Antes de mediados de ese siglo, se incorporó con las demás antífonas de la Santísima Virgen al Breviario franciscano “modernizado”, de dónde entró en el Breviario Romano. Algunos estudiosos dicen que la antífona ha estado en uso en esa orden (y probablemente desde su fundación) antes de que Gregorio IX prescribiera su uso universal. Los cartujos la cantan diariamente en vísperas (excepto desde el primer domingo de Adviento a la Octava de Epifanía, y desde el domingo de Pasión hasta el primer domingo después de Pascua) así como después de cada hora del oficio menor de la Santísima Virgen. Los cistercienses la cantaban después de completas desde 1251 hasta finales del Siglo XIV y la han cantado desde 1483 hasta ahora –una devoción diaria, excepto el Jueves Santo y el Viernes Santo. Los carmelitas lo rezan después de cada hora del Oficio. El Papa León XIII prescribió su recitación (el 6 de Enero de 1884) después de cada misa rezada, junto con otras oraciones –una norma aún en vigor.
Mientras que la antífona está en prosa sonora, la melodía del canto la divide en porciones que, aunque de desigual longitud silábica, se pretendía que acabaran c