Respuestas

2013-08-26T22:33:20+02:00
La lógica del concepto, la del juicio y la del raciocinio estudian en general las propiedades puramente lógicas que se suscitan respectivamente en cada una de las tres operaciones del entendimiento. La lógica, sin embargo, estudia estas propiedades en la medida en que su conocimiento es necesario para determinar o dirigir la estructura del sistema científico.  Como teoría de la ciencia, la lógica se ocupa únicamente de las relaciones de razón que dan lugar a ese sistema o que son necesarias en él.  Pero el propio sistema no es estudiado como tal en la lógica del concepto, ni en la del juicio, ni en la del raciocinio, ya que si bien la ciencia supone el raciocinio (y, por tanto, el juicio y el concepto), no todo raciocinio engendra ciencia.Requiérense especiales condiciones para que una argumentación, además de correcta y verdadera, sea también científica.  La simple lógica del raciocinio (y de sus elementos: el juicio y el concepto) no examina las condiciones propias de la argumentación científica, sino tan sólo las propiedades y leyes generales de toda argumentación. Se llama "demostración" precisamente al raciocinio científico. Su estudio es indispensable en una teoría de la ciencia, en la medida en que esta teoría debe esclarecer la causa de su objeto. De ahí la necesidad de hacer en el presente capítulo unas consideraciones relativas a la demostración y sus especies y requisitos, a las que seguirán las concernientes a la ciencia misma y su distinta especificación.Requiérense especiales condiciones para que una argumentación, además de correcta y verdadera, sea también científica.  La simple lógica del raciocinio (y de sus elementos: el juicio y el concepto) no examina las condiciones propias de la argumentación científica, sino tan sólo las propiedades y leyes generales de toda argumentación. Se llama "demostración" precisamente al raciocinio científico. Su estudio es indispensable en una teoría de la ciencia, en la medida en que esta teoría debe esclarecer la causa de su objeto. De ahí la necesidad de hacer en el presente capítulo unas consideraciones relativas a la demostración y sus especies y requisitos, a las que seguirán las concernientes a la ciencia misma y su distinta especificación.b) "silogismo que consta de premisas verdaderas, primeras, inmediatas, y que, respecto a la conclusión, son anteriores, más conocidas y causas de ella"b) "silogismo que consta de premisas verdaderas, primeras, inmediatas, y que, respecto a la conclusión, son anteriores, más conocidas y causas de ella"La fórmula "silogismo científico" requiere la precisión de sus dos términos. En primer lugar, la demostración estricta y propiamente dicha tiene la forma de un silogismo categórico, por ser este la prueba universal de una verdad. Las demás especies de argumentación únicamente prueban en la medida en que se reducen al silogismo categórico (así, por una parte, el silogismo "hipotético", una de cuyas premisas contiene una proposición hipotética, y por otra, la inducción, realmente válida en la medida en que, de una manera implícita, contiene un silogismo). En segundo lugar, se denomina "científico" al silogismo demostrativo, por ser ciencia su efecto.  En la concepción aristotélica, el saber se distingue del mero conocer, siendo ciencia tan sólo el primero. La demostración es, según esto, el silogismo que hace saber, es decir, el que produce, no un conocimiento cualquiera, sino precisamente aquel que es etiológico y necesario.  El saber es un conocer en el que existe "conocimiento de causa" (etiología, de causa) y en el que se percibe una relación necesaria entre ésta y su efecto. Conocer etiológicamente una cosa no es sólo percibir la causa de ella. Puede, en efecto, ocurrir que se conozca una causa sin aprehender su relación con el efecto. Lo que es realmente causa de una cosa puede ser conocido en sí mismo, independientemente de su causalidad respecto de esta. Para que una cosa sea etiológicamente conocida se necesita, por tanto, que lo que es su causa sea formalmente conocido en su relación v condición de causa de ella.  Dicho brevemente: el conocimiento etiológico no es tanto un conocimiento de las causas cuanto un conocimiento por ellas.  Se trata así de conocer la cosa "E" por su causa "C", no de estudiar o conocer solamente "C"; de tal manera, que, una vez conocida esta, se requiere mostrar cómo aquella es su efecto. En el conocimiento etiológico las cosas son conocidas a la luz de sus causas.