Respuestas

2013-08-19T23:00:51+02:00
actitud entusiasta y positiva va más allá de ser simplemente “optimista”, la diferencia que encuentro entre ambas categorías es que el optimista en muchas ocasiones tiende a evadir la realidad “maquillando” sus resistencias o miedos con dosis de esperanza, en cambio, quienes eligen vivir en una auténtica actitud entusiasta y positiva ven en las dificultades o etapas de crisis como oportunidades de crecimiento y la perfecta ocasión para fortalecerse.
Asocio la palabra ACTITUD con la palabra SER, algo que está incorporado a ti y a lo que obedeces de manera automática, casi instintiva.
Cuando adoptas una actitud de “esperanza” a nivel inconsciente estás dependiendo en su totalidad de algún factor externo y tu bienestar está supeditado a decisiones o sucesos ajenos a ti.
Escuchamos constantemente “la esperanza es lo que muere al último”, y me queda claro lo inútil y fútil que resulta obedecer a este enunciado; vinculo el término esperanza con una imagen pasiva, inmóvil, inerte o estática, aguardando a que se resuelvan los retos o desafíos ‘como por arte de magia’ sin procurar ninguna acción que lo provoque; esto tiene mucha lógica ya que la palabra esperanza es derivado de la palabra esperar…
En contraste, una actitud entusiasta y positiva es siempre equivalente a INICIATIVA y esto significa que comienzas a concentrarte en los ‘cómos’, o sea, que empiezas a responder responsable y conscientemente ante las circunstancias ya sea para resolver, aportar o cooperar para su pronta resolución.
Personas legítimamente positivas buscan el beneficio común y no sólo el personal ya que son personas con un vasto sentido de justicia donde la premisa es ‘todos ganamos’.
En su generalidad, las personas entusiastas y positivas poseen una saludable imagen o concepto de si mismos, reconocen sus fortalezas y defectos (que yo prefiero llamar puntos de oportunidad) y la mayoría de las veces evitan la autocrítica y por consiguiente es raro escucharlos hablar o emitir juicios de los demás, asimismo, se orientan a analizar los acontecimientos encontrando siempre la parte que los instruya.
El origen de la palabra entusiasmo proviene de la lengua griega y para los griegos entusiasmo significaba ‘tener un Dios dentro de sí’, por lo tanto las personas entusiastas eran guiadas por la fuerza y sabiduría de un dios, capaz de hacer que ocurrieran cosas.
A mi punto de vista, el entusiasmo puede entenderse como el ‘motor’ del comportamiento, ya que siempre induce a realizar una acción, favorecer una causa o desarrollar un proyecto.
Es natural que las personas entusiastas gocen de un bienestar interior y un sentido de vida claro y objetivo, que los invita frecuentemente a sentirse ¡‘naturalmente felices’!.
En conclusión, tener una actitud entusiasta y positiva implica VIVIR y vibrar en ella en total congruencia.
Entonces la reflexión para ti el día de hoy es que examines en cuál tribuna eliges estar: ¿en la de los optimistas o en SER verdaderamente entusiasta y positivo? El optimista cree en los demás y el entusiasta cree y confía  en si mismo.