Respuestas

2013-08-14T02:19:34+02:00
Los incas crearon un imperio con una sólida organización política, militar y social, en continua expansión hasta la conquista, en 1532, por Francisco Pizarro. 

Los incas crearon uno de los más grandes imperios americanos a finales del siglo XV. Recopilaron muchas costumbres de otros pueblos andinos, asentados antes que ellos, como los toltecas. Se establecieron en la que sería su capital, Cuzco, aproximadamente en el año 1100 d.C., y su territorio llegó a expandirse desde Ecuador hasta Chile. 

El mayor logro de esta cultura se halla en su sistema organizativo, político y administrativo. La vida social giraba en torno al parentesco, (ayllu), que englobaba a grupos de personas que creían tener antepasados comunes. Dentro de estos ayllus, los individuos tenían la obligación de ayudarse en las labores diarias (ayni) y trabajar juntos por el bien común del grupo. Dentro de estos grupos de parentesco se establecían distintos repartos de poder, tanto para las celebraciones como para repartir tierras y trabajos. 

Los incas realizaban sus intercambios, tanto de productos como de mano de obra, a través de estos ayllu, dado que no conocían el comercio ni la moneda. 

El máximo gobernante era el Inca, al que se le pagaba tributo en forma de trabajo. Gracias a ello se elaboraron todas las creaciones de esta cultura. A su vez el gobernante pagaba al pueblo con fiestas periódicas, comida abundante, y un sistema de seguridad social que se encargaba del bienestar de viudas y enfermos, además de mantener en buen estado el patrimonio del pueblo. 

Entre las expresiones artísticas más impresionantes de la civilización inca se hallan los templos, los palacios, las obras públicas y las fortalezas como Machu Picchu. Muchos edificios complejos, como el Templo del Sol en Cuzco, fueron edificados con un mínimo de equipamiento. Cabe señalar también la construcción de puentes colgantes a base de sogas (algunos de casi cien metros de longitud), que aterrorizaron a los españoles cuando se adentraron en el territorio, además de canales de regadío y acueductos. 

Como la mayoría de las culturas precolombinas, la religión jugaba un papel importante, siendo el dios inca más señalado Viracocha, creador y señor de todas las cosas vivientes. Sus rituales se relacionaban con las labores agrícolas y la sanación de enfermedades. Parece, que tras el encuentro de la momia de los Andes “Juanita”, se ha desbancado la opinión generalizada de que los incas no ofrecían sacrificios humanos en dichos rituales. 

Este complejo imperio, fue conquistado por Francisco Pizarro en 1532, quien apresó, y más tarde condenó a muerte, a Atahualpa, último de los Incas. 

El pueblo inca creó una organización socio-política muy compleja y avanzada. Todo el poder de su imperio se basaba en ella. 

En el cenit de su poderío, los incas habían desarrollado un sistema político y administrativo no superado por ningún otro pueblo nativo de América. El Imperio incaico era una teocracia basada en la agricultura y en el sistema de ayllus, o grupos de parentesco, dominada por el inca, que era adorado como un dios viviente. 

En la organización política inca llama la atención la existencia de un sistema de poder dual, donde todas las autoridades aparecían siempre emparejadas: por ejemplo, en el caso del inca, se propone la existencia de dos incas que gobiernan en simultáneo, un inca hanan (‘arriba’) y un inca hurin (‘abajo’). De igual forma, las autoridades a nivel local eran también duales: a nivel de los ayllus, las máximas autoridades fueron los curacas; todo ayllu tenía dos curacas, uno hanan y otro hurin. 

Por debajo de los incas, se encontraban las familias de los antiguos incas, las cuales formaban grupos de parentesco conocidos como panacas (‘familia noble’), quienes se encargaban de mantener el recuerdo del inca fallecido, de realizar ceremonias en su nombre y de cuidar de sus bienes y alianzas hechas en vida. Las panacas tenían gran influencia en la decisión del nombramiento de los sucesores al cargo de inca. Debajo de este sector se encontraban los jefes de los pueblos conquistados por los incas, los cuales, en caso de no ser rebeldes, recibían una educación cuzqueña y una serie de privilegios. El siguiente nivel de autoridad lo constituían los curacas, jefes de los ayllus. 

La gente común estaba agrupada en la categoría de hatun runa, se trataba de campesinos miembros de un ayllu, éstos tenían la obligación de ir a la mita (trabajo por turnos) para el Estado inca. Algunos salían temporalmente de esta condición y eran movilizados fuera de su lugar de origen: a estos se les conoce como mitimaes o mitmaqunas, población que era movilizada a distintas zonas con diferentes objetivos, como obtener recursos o poblar regiones. Finalmente, cabe mencionar a los yanacona, los cuales eran separados definitivamente de su ayllu y pasaban a depender directamente del inca, para quien desempeñaban una labor especializada.