Respuestas

2013-08-13T01:56:41+02:00
En tiempos muy antiguos, luego que surgió el arco iris sobre los cerros, aparecieron en la Amazonía dos mujeres jóvenes de extraordinaria belleza: eran las vírgenes de la selva. La una de cabellos rojos y su compañera de pelo negro azabache, recorrían los bosques en busca de novio. Un día se encontraron con el gavilán Tijera Hanga, espíritu del hombre cazador, que tenía su morada al interior de la montaña. El ave rapaz se puso a conversar con las sumak warmis (mujeres hermosas) que cedieron ante sus lisonjas y accedieron a ir a su casa en el gran ceibo milenario.Tijera Hanga les dijo que para que no se pierdan del camino pondría señales con plumas de su cola. Más, escondido tras un viejo tronco, otro cazador muy malo escuchaba la conversación: se trataba nada menos que del Apangura Puma (puma sucio), un animal apestoso que andaba comiendo cangrejos. El Apangura Puma se adelantó por el bosque y tomando las plumas dejadas por el gavilán, las cambió con dirección a su guarida. Las jóvenes no dudaron en seguir ese equivocado sendero.El malvado cazador tomó esposas a los dos muchachas, pero ellas se sentían defraudadas y sucias. En su desesperación acudieron al gran espíritu de la selva Arutam, el de la eterna juventud, y le pidieron les convierta en plantas útiles, para limpiar sus cuerpos y ser aceptadas por los cazadores y la gente.Entonces el gran Arutam tuvo lástima de ellas y decidió que la de cabellos rojos se convirtiera en manduro o achiote y la de cabello negro en el emblemático árbol de wituk. Desde entonces, las plantas se encuentran por toda la Amazonía para uso y disfrute de sus habitantes.