Respuestas

2013-08-07T00:33:01+02:00
Resumen
Después de que Atreyu se fuera, Caíron se dejó caer exhausto en el lecho de Atreyu. Cuando las mujeres le encontraron al día siguiente, temieron por su vida. Incluso unos días después, cuando volvieron los cazadores, aún estaba muy débil, pero tuvo suficientes fuerzas como para explicarles por qué se había ido Atreyu, y por qué tardaría tanto en volver.Por lo demás, el Caíron nunca volvió a la Torre de Marfil. Su destino debía llevarlo por otros caminos. Sin embargo, no se explica en este libro a dónde fue a parar.Aquella noche, Atreyu cabalgó hasta los Montes de Plata. Atreyu durmió unas horas, y antes de que saliera el Sol ya estaba otra vez en camino.El primer día atravesaron los Montes de Plata y cuando tuvo hambre, se comió un pedazo de carne de búfalo seca y dos pequeñas tortas de semillas que había guardado en un bolsillo de su silla de montar.Bastián se dijo que alguna vez tendría que comer así que cogió el bocadillo, lo partió en dos y guardó una mitad en la cartera. Se comió la otra mitad.El recreo había terminado y Bastián pensó en Geografía, la asignatura que tocaba ahora.había que recitar ríos y afluentes, ciudades y cifras de población, recursos naturales e industrias. Se encogió de hombros y siguió leyendo.A la puesta de Sol hicieron un alto. Aquella noche Atreyu soó con los búfalos purpúreos. No se podía acercar a ellos, por mucho que espoleara a su caballo.A la noche siguiente soñó de nuevo con los búfalos purpúreos. Esta vez iba a pie y pasaron por delante en un gran rebaño. Estaban fuera del alcance de su arco y cuando quiso darles caza, no pudo moverse. Hizo tanto esfuerzo para moverse que se despertó. Partió inmediatamente.Otra vez, por la noche, soñó con aquellos búfalos. Vio cómo uno de los animales se separaba de los demás y se dirigía, lentamente y sin dar señales de miedo ni cólera, hacia donde él estaba. Atreyu puso una flecha en su sólido arco y lo tensó con todas sus fuerzas...pero no pudo disparar. Tenía los dedos pegados a la cuerda.Durantes las noches siguientes, soñó siempre con el mismo búfalo,y cada vez se acercaba más, pero por alguna razón, nunca podía disparar la flecha.Durante el día seguía cabalgando, alefándose cada vez más, sin saber a dónde iba ni encontrar a nadie quien pudiera aconsejarlo.Al séptimo día y en la noche siguiente, le pasaron dos cosas muy distintas que cambiaron su actitud interior y exterior. Al pasar por el bosque de Haule, tres trolls deformados por la nada le enseñaron donde estaba la nada, Hasta entonces, para él había sido sólo un relato, ahora que lo veía, se horrorizó. Cogió su caballo, se fue en la dirección opuesta a la que estaba la nada, y sólo se paró cuando el bosque de Haule había quedado atrás.Soñó de forma mucho más clara con los búfalos purpúreos y esta vez iba desarmado. El gran búfalo le dijo que tenía que ir a ver a la Vetusta Morla, que vivía en la Montaña de Cuerno. Entoces Atreyu se despertó.El reloj de la torre dio las doce. Los compañeros de Bastián irían a dar la última clase en el gimnasio. Bastián odiaba la gimnasia, era un inútil en todas las actividades que hacían en gimnasia. Bastián hubiera dado cualquier cosa por ser como Atreyu. Entonces les hubiera dado a todos una lección. Suspiró profundamente.Atreyu cabalgó hacia el norte, casi sin descansar. Cuanto más avanzaba hacia el norte, más oscuro se hacía. Una mañana, por fin, llegó al Pantano de la Tristeza. Al avanzar por el pantano, el caballo fiel de Atreyu, Ártax, se deprimió tanto que se dejó hundir en uno de los muchos charcos de barro líquido. Atreyu siguió adelante, desanimado porque su caballo había muerto. Cuando por fin llegó a la Montaña de Cuerno, no sintió ninguna satisfacción. Siguió adelante hasta encontrar a la Vetusta Morla. Al encontrarla, se desanimó más al ver que a ella le daba igual morir o no. Por fin consiguió averiguar a quién tenía que ir a ver: Uyulala, en el Oráculo del Sur. Después de decirle eso a Atreyu, la Vetusta Morla se metió en su caparazón.Bastián pensó que era muy extraño que ninún ser de Fantasia pudiera darle un nuevo nombre a la Emperatriz Infantil. Si sólo se tratara de eso, él los podría ayudar fácilmente. Por otra parte, se alegraba de no estar en Fantasia porque en una región como el Pantanno de la Tristeza, no habría entrado por nada del mundo. ¡Y aquel siniestro ser de las sombras que perseguía a Atreyu sin que lo supiera! Bastián quería avisarlo, pero no podía hacer otra cosa que seguir leyendo.
Oki! Ojala Sirva! :D
espero k si te sirva