Respuestas

2013-08-06T03:36:51+02:00
Hace mucho tiempo, en Toledo, hubo un arzobispo muy austero y penitente, que solía ayunar y comer vigilia. Su cocinero le preparaba una modesta sopa de habichuelas y garbanzos, con la que se deleitaba como si fuera el manjar más exquisito.Justo es que admitamos que el cocinero preparaba magistralmente los garbanzos y habichuelas.Lamentablemente, el cocinero tuvo una disputa muy seria con el mayordomo y terminó despedido. Debieron pues, contratar a un nuevo cocinero.El flamante cocinero hizo su mejor intento, sin lograr complacer al arzobispo, quien lo despidió sin miramientos y mandó contratar otro.Se sucedieron a partir de entonces los cocineros, ocho o nueve, pero ninguno pudo satisfacer al arzobispo. Hasta que finalmente llegó uno, más prudente y avisado, que astutamente visitó al primer cocinero para pedirle la receta de la sopa del arzobispo. El primer cocinero se comportó maravillosamente y le contó sin mezquindades, el secreto de su éxito.El nuevo cocinero siguió las instrucciones de su predecesor al pie de la letra y preparó la comida del arzobispo.Apenas probó la sopa, el arzobispo quedó fascinado, agradeciendo al Señor su buena suerte. Mandó llamar al nuevo cocinero, quien acudió entusiasmado a su presencia.El arzobispo elogió efusivamente su talento. Y el cocinero, que era persona recta y sincera, dijo al arzobispo sin preámbulos:- Excelencia, os respeto mucho y por eso debo confesaros que, el antiguo cocinero, os engañaba todo el tiempo. Vuestra sopa no contiene ni garbanzos ni habichuelas, sino albondiguitas de jamón y pechugas de pollo, también riñoncitos de aves y trozos de criadillas de carnero. Habéis sido engañado, vuestra excelencia.El arzobispo miró al cocinero con una mueca intrigante y le dijo:- ¡Pues, engáñame tú también, majadero!