Respuestas

2013-07-31T15:54:07+02:00
La contaminación sonora, también llamada contaminación auditiva o contaminación acústica, es un tipo de contaminación que se da cuando hay un exceso de sonido que es tan grande que provoca daños en el medio ambiente. Si la contaminación sonora no se controla adecuadamente, puede llegar a dañar no solamente al ambiente, sino también a la misma gente que la produce.El término contaminación sonora hace referencia al ruido, es decir, sonido molesto, que es provocado por toda clase de actividades humanas, desde el tráfico hasta el vuelo de aviones y provoca efecto de carácter negativo sobre lo auditivo, físico y mental de la gente.Causas de la contaminación sonoraLas causas de la contaminación sonora son bastante simples de entender, pero muy difíciles de tratar. Las principales causas de la contaminación sonora están vinculadas con actividades humanas en las que se produce ruido, como lo son el tráfico de autos, las construcciones, las industrias, etc .Riesgos de la contaminación sonora según organismos internacionales, por culpa de la contaminación sonora se corre un riesgo de adquirir una disminución de la capacidad auditiva, también existe la posibilidad de que produzca trastornos psicológicos e incluso fisiológicos.Según la OMS, el límite superior deseable de la contaminación sonora es 50dB.
2013-07-31T15:54:24+02:00
La contaminación sonora o acústica hace referencia al ruido cuando éste se considera como un contaminante, es decir, un sonido molesto que puede producir efectos fisiológicos y psicológicos nocivos para una persona o grupo de personas. La causa principal de la contaminación acústica es la actividad humana; el transporte, la construcción de edificios y obras públicas, la industria, entre otras. Los efectos producidos por el ruido pueden ser fisiológicos, como la pérdida de audición, y psicológicos, como la irritabilidad exagerada. El ruido se mide en decibelios (dB); los equipos de medida más utilizados son los sonómetros. Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), considera los 50 dB como el límite superior deseable.