Respuestas

2012-04-26T04:35:35+02:00

Lenguaje verbal

La expresión oral es muy importante en la Educación Infantil. Los niños/as están aprendiendo a expresarse, van precisando la pronunciación, ampliando el vocabulario, mejorando la sintaxis,... Este crecimiento lingüístico se consigue escuchando y hablando.

A través del diálogo se desarrolla el lenguaje, se estructura el pensamiento y se refuerza la seguridad y la autoestima. En el aula cuando conversamos también estamos trabajando. Procuramos que haya situaciones de diálogo y destinamos tiempo a hablar sobre diferentes temas: 

La vida del aula, desde sus rutinas diarias (hábitos, cargos,...) hasta los diferentes acontecimientos cotidianos son una ocasión para trabajar la expresión oral.

También estamos trabajando la expresión oral no sólo en el área de lenguaje verbal, sino en todas las áreas (incluso en una sesión de psicomotricidad o de plástica, por ejemplo).

Hablamos sobre las cosas que estamos aprendiendo, comentamos los espectáculos que vamos a ver, las salidas que hacemos,...

Hablamos para compartir con los demás las propias experiencias (por ejemplo cuando cada niño/a  puede explicar el lunes una actividad que ha realizado durante el fin de semana.).

...

Las correcciones las hacemos de forma sutil, sin que se inhiban de participar: el adulto vuelve a repetir correctamente la palabra o frase errónea y el niño/a las vuelve a decir.

Para facilitar la comunicación, durante el tiempo que destinamos a hablar podemos estar sentados en círculo (en sillas o bien en el suelo), viéndonos todas las caras y encontrándonos cómodos. En el círculo se fomentan los hábitos de orden, turno de palabra, respeto y tolerancia hacia los otros.

Estos ratos de conversación tienen que estar basados en la motivación de los niños/as: pueden dar mucho de sí cuándo los niños/as están interesados y atentos, pero no conviene alargarlas cuando empiezan a estar cansados.

El protagonismo tiene que quedar repartido entre todos los niños y niñas. El tratamiento que damos a los diferentes temas tiene que contribuir a formar una actitud positiva y constructiva delante de la vida. 

Los niños/as tienen que aprender a escuchar y a hablar tanto en casa como en la escuela.

La expresión oral se trabaja también a partir de la lectura de textos escritos. A los niños/as les gusta escuchar las lecturas realizadas por los padres, madres y maestros. Para los pequeños/as resulta fascinante que un adulto lea en voz alta, viviendo y comunicando un texto.

Cuando leemos para los niños/as, estos empiezan amostrar interés por la lengua escrita, iniciándose en el hábito lector. El lenguaje literario es más culto y elaborado que el oral, les permite desarrollar su imaginación y les ayuda a entender, hablar y pensar mejor. Las ilustraciones de un libro o la explicación de los mayores no deben desvalorizar o sustituir el texto escrito.

Cuando en una narración introducimos onomatopeyas y hacemos que los más pequeños/as las repitan les ayudamos a aprender a pronunciar bien los diferentes sonidos.

 

 

Tras escuchar los niños/as tienen que poder expresar y conversar sobre qué han entendido o aprendido a partir de la lectura qué preguntas les ha despertado; el adulto puede ayudarlos a encontrar las respuestas por ellos mismos.

Uno de los muchos conceptos que nos transmite Inmaculada Junco en sus Seminarios sobre el lenguaje verbal es que debemos leer diferentes tipologías textuales los niños/as: poemas,    narraciones (cuentos, fábulas,...), textos instructivos (como puede ser una receta de cocina), científicos (por ejemplo fragmentos de un libro sobre animales), informativos (escoger una noticia del periódico), cartas, mensajes,...