Respuestas

¡La mejor respuesta!
  • Usuario de Brainly
2013-07-17T19:34:15+02:00
La sociedad griega y romana fueron muy similares si las comparamos con otras culturas. Una de las principales diferencias fue que Roma fue una única ciudad que poco a poco conquistó el mundo conocido, mientras que Grecia fue un complejo conjunto de ciudades y colonias independientes entre sí. Por consiguiente, la sociedad griega fue más compleja.

En lo político, las ciudades griegas podían ser gobernadas mediante reyes (edad arcaica), oligarquías, democracias o tiranías. Para complicar aún más la cosa, cada ciudad podía, según en qué época, gobernarse de un modo u otro. Atenas, pongamos por caso, se gobernó primero mediante una monarquía, después por una oligarquía, después dio sucesivos pasos hacia la democracia, después por una tiranía para luego volver a la democracia... Roma fue gobernada mediante una monarquía en sus primeros tiempos, luego por una república que tenía más de oligarquía que de democracia (los votos de los más ricos valían más que los del resto de clases sociales juntas), después por príncipes y finalmente por Dominus (estos dos últimos títulos son llamados comúnmente "emperador").

La sociedad griega también era muy similar a la romana, aunque con unas pocas pero notables diferencias: por ejemplo, los terratenientes romanos poseían muchísimas más tierras que sus pares griegos, haciendo que tuvieran mucho más poder político. Esta es una de las muchas causas que explican por qué en Roma jamás hubo una verdadera democracia y en algunas ciudades griegas sí. Por otro lado, la situación de las mujeres en Grecia era, por norma, mucho peor que en Roma. Mientras en esta gran ciudad las mujeres tenían libertad para salir de sus casas solas, y hasta podían ejercer numerosos oficios, en la mayoría de las ciudades griegas estaban confinadas a sus hogares ejerciendo labores domésticas. La excepción está en Esparta, donde las mujeres tenían una libertad inimaginable en el resto del mundo.

La esclavitud, como institución, era muy similar en ambas civilizaciones. La mayoría de los esclavos solían vivir razonablemente bien y, si se enriquecían, podían comprar su libertad. Caso aparte eran los esclavos de las minas, cuya esperanza de vida no superaba los dos años, y que solían rebelarse periódicamente debido a las horribles condiciones con las que trabajaban. Ahora bien, entre romanos y griegos había una pequeña diferencia: los griegos, poco a poco, fueron cobrando conciencia de que la esclavitud era un castigo tan duro que ningún griego debía ser jamás esclavizado, aunque fuese de una ciudad enemiga. Los romanos, en cambio, no tenían muy desarrollado este sentido y, aunque ciertamente preferían esclavizar a no romanos, no tenían tantos miramientos.

En cuanto a los ejércitos: en Grecia Esparta supone de nuevo una excepción, debido a que sus guerreros fueron siempre profesionales. En el resto de Grecia los guerreros lo eran sólo a tiempo parcial, dedicándose a otras profesiones cuando acababa la temporada de guerra, normalmente ceñida al verano. No obstante, durante la Guerra del Peloponeso, cada vez más griegos decidieron probar como mercenarios, de modo que, ya en tiempos de Alejandro Magno, la mayoría de los guerreros eran mercenarios. Roma siguió unos pasos similares, al menos al principio, cuando los guerreros también eran amateur. Hacia el siglo I a. C. el ejército fue profesionalizándose poco a poco, alcanzando un nivel de eficacia como ningún ejército de la Antigüedad. Lamentablemente, el elevado coste de mantener un ejército profesional, la crisis financiera por la que pasó Roma a partir del siglo II, la creciente presión de los pueblos bárbaros, etc. hizo que el ejército romano degenerase, aceptase mercenarios bárbaros entre sus filas y se hiciese cada vez menos romano.