Respuestas

2013-07-17T00:01:56+02:00
TROVADORES El monje santo que en su monasterio indaga las verdades supremas y minia celosamente las estampas perdurables; el guerrero áspero que persigue y domeña al moro invasor; y el trovador melodioso que va de castillo en castillo, narrando las gestas ilustres o componiendo historias de amor, son los tres personajes que se alzan en el portal de la Edad Media europea. Misal, espada y laúd forman su trofeo alegórico. Inseparables el uno del otro, proclaman la armonía de la época en la cual el que ora, el que lucha y el que canta conviven en las fortalezas castellanas. Un signo común aclara sus frentes: el del alto amor. Por él combaten el monje, el guerrero y el trovador, pues los dos últimos, más allá del mundano pretexto que a las veces agita su lanza o estremece las cuerdas de su instrumento musical, persiguen la gracia del amor supremo, cuya pureza ilumina las arenas de los torneos y las justas poéticas frente a los estrados. El trovador es un tipo de hombre, descendiente de los aedos vagabundos de la antigüedad, cuya presencia suavizó las costumbres imprimiendo en ellas el sello de la más noble cortesía. Fué así un verdadero civilizador. Las ideas de los místicos enclaustrados en sus celdas, se divulgaron merced al poeta trashumante que las tornaba accesibles a todos, encerrándolas en la estrofa sutil que se fijaba en la memoria fácilmente. Los hechos de los señores cubiertos de hierro que vencían al moro en sus alcázares y llevaban la cruz a los campos sangrientos de Palestina, se conocieron más por las narraciones rimadas de los poetas que por las crónicas minuciosas de monótona exposición. Periodista lírico, difundió en palacios y aldeas las nuevas de victoria y coraje. Su llegada era saludada con júbilo por las damas de alto capirote que suspendían la inacabable labor de tapicería -Penélope fué una grácil antecesora del medioevo- para escuchar al cantor inspirado que les hablaba de su amor cercano o remoto. Quien quiera formarse una idea acabada de lo que fué la Edad Media española y de lo que fué su Renacimiento, encontrará en los cancioneros trovadorescos múltiples temas de meditación, múltiples guías que le señalarán la senda, en el laberinto sentimental, hacia el secreto de esa época apasionante.