Respuestas

2013-07-11T01:00:00+02:00
La actividad por la cual Evita se destacó durante el gobierno peronista fue la ayuda social orientada a atender la pobreza y otras situaciones sociales de desamparo. Tradicionalmente en la Argentina esa actividad estaba en manos de la Sociedad de Beneficencia, una antigua asociación cuasi-estatal creada por Bernardino Rivadavia a principios del siglo XIX dirigida por un selecto grupo de mujeres de la clase alta. Ya en la década de 1930 comenzó a ser evidente que la Sociedad de Beneficencia como organización, y la beneficencia como actividad, se habían vuelto obsoletas e inadecuadas para la sociedad urbana industrial. A partir de 1943, la Sociedad de Beneficencia comenzó a ser reorganizada y el 6 de septiembre de 1946 fue intervenida. A partir de entonces, el peronismo se ocupó de la asistencia y la ayuda social que tuvo un fuerte contenidopopulista. Parte de esa tarea fue desarrollada a través del exitoso plan de salud pública que llevó adelante el Ministro de SaludRamón Carrillo; parte fue desarrollada a partir de las nuevas instituciones de previsión social como la generalización de las jubilaciones y pensiones; y parte fue desarrollada por Eva Perón desde la Fundación Eva Perón.
¡La mejor respuesta!
2013-07-11T01:00:20+02:00
La Fundación Eva Perón fue creada por Eva Duarte, primera dama de la Argentina, durante el primer gobierno de su esposo, Juan Domingo Perón. Funcionó desde 1948 hasta el golpe de estado en 1955, si bien su actividad disminuyó a partir de 1952, año del fallecimiento de su fundadora.
La Fundación distribuía libros, alimentos, ropa, máquinas de coser, y juguetes para familias carenciadas del país. Su obra fue excepcional para la época. Se encargó de construir grandes complejos hospitalarios, casas de ancianos, casas para madres solteras, para jóvenes que llegaban desde todo el territorio argentino a la capital para continuar sus estudios. La Fundación brindó asistencia también a otros países, entre otros, a Croacia, Egipto, Israel, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Chile.
Los fondos de la Fundación provenian de aportes voluntarios y obligatorios estos últimos impuestos por leyes nacionales sobre los jornales de los obreros argentinos dos veces al año, así como donaciones de empresas privadas casi como requisito para funcionar sin problemas con el régimen peronista.
Más allá de la importancia social de la fundación, se le han hecho importantes críticas que la definen como un brazo propagandistico del gobierno peronista. El haber arrancado la beneficencia a las familias aristocráticas de cada ciudad del país, y a la éjida eclesial, tuvo un costo físico sobre la vida de su fundadora.
El pulso entre la ayuda tradicional, totalmente ineficaz, y la proporcionada por la Fundación Eva Perón se puedo ver claramente cuando, por los usos y costumbres de las Sociedades de Beneficencia y su alma mater, la de Buenos Aires, se debía nombrar como presidenta honoraria a la primera dama, lo cual repugnaba a la aristocracia. Eva Perón rechazó dicho título y para mayor exasperación de los oligarcas, designó a su madre en ese rol perpetuamente artificial. Pese a la muerte de Eva y a la desaparición de su fundación, la beneficencia de la aristocracia no logró resurgir ya nunca en la Argentina.