Respuestas

2013-07-08T21:06:03+02:00
Lo primero que concluimos es que Conga no es ni será el único caso, sino una clara señal de que algo nuevo está pasando: las tradicionalmente pasivas comunidades están alzando su voz y reaccionando de manera organizada ante todo lo que consideren, con fundamento o no, un riesgo.Este cambio no es malo. Muy por el contrario, demuestra una conciencia de grupo interesado en la defensa de su patrimonio que nos hace más fuertes como sociedad.También entendimos que el origen del problema radica en que mientras las comunidades evolucionaban, las empresas mineras no tomaron conciencia de esta evolución y seguían gestionando de la manera tradicional, sin una visión del escenario que enfrentaban, sin una estrategia planificada y, viéndose sorprendidas, tomando acciones reactivas y como consecuencia tardías y sin mayor efecto.Así, analizamos el proceso de gestión de algunas empresas mineras y encontramos la carencia absoluta y falta de comprensión de conceptos como el marketing estratégico y su importancia en el trabajo de la empresa y el entorno que la sustenta. Al no emplear las herramientas del marketing estratégico, las empresas mineras no llegan siquiera a niveles mínimos de identificación con las comunidades con las que cohabitan.El marketing estratégico es una disciplina que busca identificar y analizar todos los factores primordiales internos y externos que afectan el negocio, desarrollando estrategias enfocadas en identificar y tomar ventaja de las oportunidades que se presentan, así como minimizar al máximo los riesgos asociados al desarrollo de un emprendimiento.En el caso de Conga, la gestión del marketing estratégico hubiera identificado a la comunidad como cliente, estudiándola metodológicamente, logrando un claro conocimiento de sus inquietudes y motivaciones. Se hubiera planificado una estrategia dirigida a reducir el índice de resistencia, a través de un plan de acercamiento temprano a la comunidad, siendo el objetivo convertir a los pobladores en socios estratégicos.En lugar de ello, lo que vemos es una audiencia pública en el caserío de San Nicolás de Chailhuagón para presentar a la comunidad agraria y autoridades locales los resultados del estudio de impacto ambiental del proyecto Conga, del que los comuneros no han sido coparticipes desde un inicio, del que no saben nada pero ahora tienen la obligación de entender y aceptar los cambios que en su estilo de vida se les impondrá.