Respuestas

2013-07-01T19:35:11+02:00
Las reformas de Rivadavia.
El 26 de setiembre de 1820 fue elegido gobernador de la
provincia de Buenos Aires, Martín Rodríguez, su ministro
de gobierno fue Bernardino Rivadavia.
El gobierno de Martín Rodríguez fue conocido como la
“feliz experiencia” porque representó una etapa de
pacificación y prosperidad para Buenos Aires. A pesar
de la crisis política desatada después de la batalla de
Cepeda, los cambios ocurridos no fueron totalmente
perjudiciales para la provincia. El gobierno perdió su
condición de nacional pero no los beneficios
económicos que poseía: el puerto más importante del
país y su aduana, es decir los ingresos más elevados de
todo el territorio nacional. El ministro Bernardino
Rivadavia llevó a cabo un plan de reformas con la
aspiración de crear un estado moderno, y para eso era
necesario mejorar la situación financiera, política, militar
y cultural de la provincia. En las reformas rivadavianas
estaban presentes los principios del liberalismo:
libertades políticas, garantías a la propiedad privada,
incorporación al mercado mundial (a través de la venta
de materias primas derivadas de la ganadería, como el
cuero) y limitación del poder eclesiástico. La ley de
Prensa dictada en 1821 otorgaba un amplio margen de
libertad al periodismo local y provocó la proliferación de
nuevos periódicos y papeles públicos en la ciudad.
Reformas administrativas.
Una de las reformas más drásticas que realizó Rivadavia
en el plano administrativo fue la supresión de los
cabildos existentes en la provincia. Lo que el gobierno
intentaba hacer era modernizar parte del aparato
político-administrativo heredado de la colonia y
centralizar la estructura administrativa en manos del
poder provincial.
En materia de Justicia, la reforma implementada
estableció un régimen mixto: justicia de primera
instancia, letrada y rentada, y justicia de paz, lega y
gratuita.
Reformas militares.
La ley de Reforma Militar redujo drásticamente el aparato
militar heredado de la revolución. Se perseguía con ella
un doble objetivo: reducir los gastos del Estado frente a
un Ejército que resultaba oneroso mantener una vez
concluidas las guerras de independencia y reorientar las
fuerzas militares hacia nuevos objetivos. El proyecto
preveía además que el Ejército estaría constituido por
soldados contratados y reclutados, pero las dificultades
para cubrir las plazas llevaron rápidamente al
reclutamiento de los llamados “vagos y mal
entretenidos” para quienes el Ejército significó una dura
vía de disciplina. A las fuerzas regulares se sumaron las
milicias, reorganizadas por ley en 1823.
Estas dos fuerzas militares fueron destinadas a la
frontera sur para defender la campaña de los ataques
indígenas. Para el gobierno era indispensable asegurar
dicha frontera si pretendía consolidar cierto crecimiento
económico: el campo era el proveedor de alimentos para
la ciudad y escenario de la incipiente expansión
ganadera de aquellos años. De manera que el
gobernador Martín Rodríguez organizó una campaña
militar contra los indios, con el objetivo de incorporar
nuevas tierras y asegurar las ya ocupadas. Los
resultados no fueron muy alentadores: los malones
siguieron asolando a la campaña bonaerense, dejando
como único saldo la fundación del Fuerte Independencia
alrededor del cual creció después la ciudad de Tandil.