Respuestas

2013-06-18T17:36:00+02:00
En Guatemala uno de cada dos niños menores de 5 años sufre desnutrición crónica y en algunos municipios en pobreza extrema, 8 de cada 10 padecen este problema.   “La mala alimentación de la madre, la falta de lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses y la diarrea frecuente son factores que agudizan los índices de desnutrición crónica”, explicó Juan Aguilar, de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan).   Los más altos porcentajes de desnutrición se concentran en Huehuetenango, San Marcos, Quiché, Totonicapán, Sololá, Alta y Baja Verapaz, en los municipios de Jocotán, Camotán, Olopa y San Juan La Ermita, en Chiquimula y La Unión en Zacapa.   Daños   La desnutrición crónica causa daños irreversibles en el niño, afecta su desarrollo físico e intelectual; los niños presentan baja talla para su edad y les resta posi bilidades a la hora de enfrentar una enfermedad.   El corto espaciamiento entre los embarazos, el control prenatal inadecuado, insuficiente ingesta de micronutrientes, la falta de agua potable y el saneamiento ambiental son factores que también influyen.   “Para combatir la desnutrición crónica en el país se necesita una adecuada alimentación de la madre, un buen control prenatal, lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses y lactancia prolongada hasta los 2 años”, dijo Aguilar.   Los tres primeros años de vida son clave para evitar la desnutrición crónica, es necesaria una buena alimentación y controles de salud en este período.   Cifras   Un 50% es el índice de desnutrición crónica en niños menores de 5 años, en Guatemala. Después de Haití, somos el país latinoamericano con los índices más altos de desnutrición crónica.
2013-06-18T23:25:08+02:00
En Guatemala uno de cada dos niños menores de 5 años sufre desnutrición crónica y en algunos municipios en pobreza extrema, 8 de cada 10 padecen este problema.   “La mala alimentación de la madre, la falta de lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses y la diarrea frecuente son factores que agudizan los índices de desnutrición crónica”, explicó Juan Aguilar, de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan).   Los más altos porcentajes de desnutrición se concentran en Huehuetenango, San Marcos, Quiché, Totonicapán, Sololá, Alta y Baja Verapaz, en los municipios de Jocotán, Camotán, Olopa y San Juan La Ermita, en Chiquimula y La Unión en Zacapa.   Daños   La desnutrición crónica causa daños irreversibles en el niño, afecta su desarrollo físico e intelectual; los niños presentan baja talla para su edad y les resta posi bilidades a la hora de enfrentar una enfermedad.   El corto espaciamiento entre los embarazos, el control prenatal inadecuado, insuficiente ingesta de micronutrientes, la falta de agua potable y el saneamiento ambiental son factores que también influyen.   “Para combatir la desnutrición crónica en el país se necesita una adecuada alimentación de la madre, un buen control prenatal, lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses y lactancia prolongada hasta los 2 años”, dijo Aguilar.   Los tres primeros años de vida son clave para evitar la desnutrición crónica, es necesaria una buena alimentación y controles de salud en este período.   Cifras   Un 50% es el índice de desnutrición crónica en niños menores de 5 años, en Guatemala. Después de Haití, somos el país latinoamericano con los índices más altos de desnutrición crónica.