Respuestas

2013-06-12T01:57:16+02:00
Una supuesta vida AnteriorUN NIÑO RELATA EPISODIOS DE UNA SUPUESTA VIDA ANTERIOR
" UNA EXPERIENCIA EXTRAÑA CON MI HIJO"

" El 18 de Julio de 1.990 a las 9:15 A.M. nació mi hijo por cesárea. Un niño. A las 11:30 A.M el médico pediatra llegó a mi habitación para entregarme al bebé, me dijo algunas cosas y lo colocó a mi lado derecho. Tan pronto lo miré, sentí una extraña sensación en todo mi cuerpo, lo miré y sorprendida exclamé: "Mi Papá?"; "Qué hace aquí mi Papá?". Sentí que era mi padre el que me miraba y que estaba allí para darme lo que me había quedado debiendo.
Mi padre fue un hombre demasiado severo que impuso su voluntad en la familia (mi mamá y 8 hermanos), machista a morir y que tuvo conmigo un comportamiento poco claro para mí, pues siempre sentí que me evitaba, no le gustaba acariciarme, poco se dirigía a mí.Cuando fui al colegio y a la Universidad me apoyó económicamente, pero, jamás hubo un diálogo. Jamás tocó a mi primera hija, ni entró a mi casa, ni siquiera me recibía un vaso de agua. Murió cuando Yo tenía 12 semanas de embarazo de Andrés.
¡La mejor respuesta!
2013-06-12T01:57:16+02:00
El sueño de un niño

Su infancia fue como la de muchos futbolistas profesionales que luchan desde la pobreza y desigualdad por el sueño y el anhelo del profesionalismo. Un ejemplo de cómo un niño nunca debe darse por vencido si escoge a la pelota como el mejor compañero de vida, pero también, la muestra exacta sobre la manera que la fama, los vicios y el dinero terminan con toda ilusión.Nadie pensó que aquel joven humilde de nombre Manuel Francisco dos Santos pudiera ser una leyenda del futbol. Su físico contradecía su pensamiento, las piernas bailaban desordenadas desde su nacimiento, muy parecido a como años más tarde bailarían rivales. La ciencia contradijo a la realidad, los médicos le advirtieron que nunca jugaría futbol ya que tenía la columna desviada, los pies girados hacia dentro y una pierna, la derecha. más pequeña que la otra por seis centímetros.Para sobrevivir debía pescar y coser en el pequeño pueblo de Pau Grande en Brasil. En sus tiempos libres, desafiaba la realidad con un balón cocido entre sus dos piernas, gambeteando árboles, basura y botes de pesca. Su sonrisa cuando caminaba por su pequeña ciudad sería contagiada a todo un país que tiempo después lo conocería como ‘la alegría del pueblo’.‘Mané’ mostró y enseñó el camino sobre cómo cada persona traza el destino que quiere sin importar qué dice la familia, la sociedad o la ciencia. Cuántos niños se rinden por la presión de los padres o los amigos, que obligan a convertir a alguien en una persona que no quiere ser.Los años pasaron y con el tiempo, el ‘Ángel de las piernas torcidas’ o como el mundo lo conocería por siempre, ‘Garrincha’, dejó la pobreza por los lujos, cambió las redes de pescar por las redes de las porterías y lo filoso de las agujas por las filosas fintas que dejaban tirados a sus rivales.Botafogo apostó por él, la selección brasileña lo hizo tan admirado, reconocido y seguido como Pelé; tuvo tantos amigos fuera del campo como enemigos en su banda derecha. Juntó tanto dinero que terminó en la miseria y pobreza, la misma que respiró desde que nació, malformado, en el pequeño pueblito brasileño de Pau Grande.Su afición por el tabaco, alcohol y mujeres lo llevaron a perderlo todo. Fue olvidado en su pobreza por las masas que lo ovacionaban y a las que le regaló dos títulos mundiales y poco menos de 250 goles; por sus 14 hijos y tres esposas. Como dijera el gran Eduardo Galeano, ‘Garrincha’ murió de su propia muerte, pobre, borracho y solo’.
Y es que a los 49 años su hígado no aguantó un sorbo más de alcohol y su corazón dejó de latir.
En este día del niño recordar a Garrincha es ejemplificar al hombre que no se dejó inducir por el fracaso y las voces que tantas veces nos indican qué camino debemos llevar aunque no lo queramos transitar, pero que también nos muestra cómo la seducción del poder y la fama puede ser un aliado mortal.