Respuestas

2013-06-09T21:18:27+02:00
La leyenda de los Xocoyoles. En la Ciudad de México existía un hombreque no creía en los antepasados, es más, la gente que le rodeaba le contaba historias como que hace tiempo cuando caía una fuerte tormenta salían unos niños que eran llamados Xocoyoles. Estos eran unos niños que fallecian al nacer o antes de que les bautizaran.
Los Xocoyoles poseían varias funciones en su vida, unos por ejemplo se dedicaban a regar simplemente para que lloviera, otros hacían granizo, otros se encargaban de los truenos,el hombre seguía sin creérselo.
Un día después de que una gran tormenta azotara su población, el propio hombre vio a un Xocoyole, le llamó la atención que tenía dos alas en la parte de atrás, el niño le dijo al hombre, si me das la herramienta con la que estás cortando la leña te haré todo el trabajo que quieras.
El hombre todavía no salía de su asombro, y le preguntó si en verdad lo haría, el Xocoyole le respondió que sí. Cuando el niño la cogió empezó a crear truenos y relámpagos, y la leña comenzó a cortarse sola. Un destello cayó del cielo y el Xocoyole desapareció de la nada. Desde ese mismo día el hombre empezó a creer en sus antepasados
2013-06-09T21:36:03+02:00
Mito

La Sayona 

Es un fantasma con la figura de una mujer elegante ,alta y muy hermosa de larga cabellera. Le dicen La Sayona porque se cubre con una túnica o saya larga. Esta aparición viene asustando a los trasnochados desde el siglo XIX y dicen que se aparece a los bebedores, trasnochadores y adúlteros. Deja que la admiren pero cuando tratan de enamorarla, ella entonces sonríe, mostrando unos colmillos largos y puntiagudos y luego desaparece, dejando aterrorizados a los pobres pecadores. 
Considerada como una señal castigadora de los hombres infieles. 
La Sayona es un relato originario de los llanos Venezolanos y data de la época colonial. Se trata de la historia de una mujer muy celosa que mató a su marido y su mamá, pensando que éstos tenían un romance. 
Su mamá, en la agonía de muerte, la maldijo diciéndole: “Sayona serás para siempre y en nombre de Dios, que así sea”. Desde ese entonces vaga sin descanso ni paz, persiguiendo a los hombres infieles para conquistarlos y luego matarlos. 
Entre las muchas historias que se cuentan en los llanos venezolanos se encuentra la siguiente: 
Una noche un hombre se escapó para encontrarse con su amante, en medio del camino se sorprendió al ver que ella venía a su encuentro, aunque le extrañaba su caminar tambaleante. Corrió detrás de ella, pero al llegar a su casa la mujer siguió de largo. 

El hombre desconcertado le dijo: Pero bueno, ¿Qué pasa? Cuando volteó, se encontró con una mujer blanca con cara de muerte, dientes afilados como hachas y unas enormes uñas como garras. Salió corriendo hacia su casa y el ánima lo persiguió con los brazos abiertos para estrecharlo. 
El hombre logró escapar y al llegar a su casa, se encontró con su suegra despierta, quien al verlo tan agitado le preguntó: 
Mijo ¿Y a ti qué te pasó? 
¡Qué buen susto me llevé! Salí un momentico a orinar y me salió esa mujer… 
¡Ay mijito, tú como que le estás montando los cuernos a mi hija! Déjese de eso, yo que se lo digo… 
El hombre asegura que tras esa experiencia no le quedaron mas ganas de volver a engañar a su mujer. 
Por lo tanto, es mejor que aquellos hombres que disfrutan engañando a su pareja, se lo piensen bien antes que se le aparezca LA SAYONA que tiene la particularidad de desdoblarse, es decir, puede aparecer como un perro o un lobo. 

Leyenda

Juan Machete

Considerada como una de las leyendas más conocidas del llano. Cuenta la vida del hombre que quería ser el más poderoso de la región, su nombre era Juan Francisco Ortiz, amo y señor de las tierras de la Macarena. Este señor hizo un pacto con el diablo en el cual le entregaba su mujer e hijos, a cambio de mucho dinero, ganado y tierras.El diablo le dijo a Juan que agarrara un sapo y una gallina, a los cuales debería coserle los ojos y enterrarlos vivos un Viernes Santo a las doce de la noche, en un lugar apartado, luego debería invocarlo de alma y corazón. Juan cumplió con lo encomendado.Pasando varios días, el hombre se dio cuenta que los negocios prosperaban. Una madrugada se levantó temprano, y al ensillar su caballo divisó un imponente toro negro, con los cuatro cascos y los dos cachos blancos. Pasó este hecho desapercibido y se fue a trabajar como de costumbre. En la tarde regresó de la faena y observó que el toro todavía se encontraba merodeando la casa. Pensó ¿será de algún vecino? Al otro día lo despertó el alboroto causado por los animales, se imaginó que la causa podía ser el toro negro. Trató de sacarlo de su territorio, pero esto no fue posible porque ningún rejo aguanto. Cansado y preocupado con el extraño incidente se acostó, pero a las doce de la noche fue despertado por un imponente bramido. Al llegar al potrero se dio cuenta que miles de reces pastaban de un lado a otro. Su riqueza aumentó cada vez más.Dice la leyenda durante muchos años fue el hombre más rico de la región. Hasta que un día misteriosamente empezó a desaparecer el ganado y a disminuir su fortuna hasta quedar en la miseria. Juan Machete después de cumplir su pacto con el diablo, arrepentido enterró la pata que le quedaba y desapareció en las entrañas de la selva. En las tierras de la Macarena deambula un hombre vomitando fuego e impidiendo que se desentierre el dinero de Juan Mache