Respuestas

  • Usuario de Brainly
2012-04-18T02:58:20+02:00

Son muchos los poemas de Pablo Neruda, ahí te envío una lista :

20 Poemas de amor

Cien Sonetos de amor

A Miguel Hernández, asesinado en los presidios de España

A mis obligaciones

A Rafael Alberti

A todos, a vosotros...

A una estatua de proa (elegía)

Agua sexual

Ahora es Cuba

Al pie desde su niño

Alberto Rojas Giménez viene volando

Algunas bestias

Alianza (Sonata)

Allá voy, allá voy, piedras, esperen!

Alturas de Macchu Picchu

América insurrecta (1800)

América, no invoco tu nombre en vano

Amiga, no te mueras...

Amo, Valparaíso, cuanto encierras...

Amor

Amor América

Ángela adónica

Apogeo del apio

Aquí viene Nazim Hikmet

Araucanía, rosa mojada, diviso...

Araucaria

Arena americana, solemne...

Arte magnética

Arte poética

Barcarola

Barrio sin luz

Bella

Bernardo O'Higgins Riquelme (1810)

Bodas

Caballero solo

Caballo de los sueños

Cabeza a pájaros

Canto a las madres de los milicianos muertos

Celebración

Colección nocturna

Cómo nacen las banderas

Con Quevedo, en primavera

Cuándo de Chile

De endurecer la tierra...

Débil del alba

Déjame sueltas las manos...

Descubridores de Chile

Desespediente

Disposiciones

Diurno doliente

Dónde estará la Guillermina?

Educación del cacique

El abandonado

El barco

El cazador en el bosque

El fantasma del buque de carga

El fuego cruel

El futuro es espacio

El gran mantel

El gran océano

El mar

El miedo

El monte y el río

El pájaro yo

El pastor perdido

El poeta se despide de los pájaros

El río

El sobreviviente saluda a los pájaros

El sol

El sur del océano

El tigre

El viento en la isla

El vuelo

En ti la tierra

Enfermedades en mi casa

Entierro en el Este

Entrada a la madera

Envío (1949)

Epitalamio

Esclava mía...

Esta campana rota...

Están aquí

Estatuto del vino

Explico algunas cosas

Fábula de la sirena y los borrachos

Farewell

Feliz año para mi patria en tinieblas

Final

Galope muerto

Guayaquil (1822)

Hago girar mis brazos...

Himno y regreso (1939)

Homenaje a Balboa

Hoy, que es el cumpleaños de mi hermana

Jardín de invierno

José Miguel Carrera (1810)

Josie Bliss

Juntos nosotros

La ahogada del cielo

La calle destruida

La carta en el camino

La casa de las odas

La gran alegría

La línea colorada

La lluvia (Rapa Nui)

La mamadre

La muerte

La poesía

La rosa del herbolario

La tarde sobre los tejados

La tierra

La tierra combatiente

La tierra se llama Juan

La tortuga

Las agonías

Las espigas

Las flores de Punitaqui

Las furias y las penas

Las masacres

Llama el océano

Llegada a Puerto Picasso

Llénate de mí

Llueve...

Locos amigos

Los constructores de estatuas (Rapa Nui)

Los enemigos

Los hombres del nitrato

Los hombres y las islas

Los jugadores

Los libertadores

Los llamo

Los muertos de la plaza

Los puentes

Madrid (1936)

Madrid (1937)

Maestranzas de noche

Mariposa de otoño

Material nupcial

Maternidad

Melancolía en las familias

México (1940)

Mi muchacha salvaje

Migración

Molusca gongorina

Monzón de mayo

Muchos somos

Naciendo en los bosques

No hay olvido (Sonata)

No hay pura luz

No me pregunten

No tan alto

Oda a Federico García Lorca

Oda a la abeja

Oda a la alegría

Oda a la araucaria araucana

Oda a la cebolla

Oda a la crítica

Oda a la cuchara

Oda a la edad

Oda a la envidia

Oda a la manzana

Oda a la pereza

Oda a la poesía

Oda a la tristeza

Oda a la vida

Oda a las cosas

Oda a los calcetines

Oda a los poetas populares

Oda a los trenes del sur

Oda a un reloj en la noche

Oda a una estrella

Oda a Valparaíso

Oda a Walt Whitman

Oda al aceite

Oda al amor

Oda al ancla

Oda al átomo

Oda al caldillo de congrio

Oda al día feliz

Oda al diccionario

Oda al gato

Oda al libro (II)

Oda al mal ciego

Oda al mar

Oda al presente

Oda al tiempo

Oda al vino

Orégano

Padre de Chile

Paz para los crepúsculos que vienen

Pequeña América

Picaflor (II)

Pido silencio

Piedras antárticas

Piedras para María

Pingüino

Rapa Nui

Recabarren (1921)

Resurrecciones

Ritual de mis piernas

San Martín (1810)

Se unen la tierra y el hombre

Sed de ti

Sensación de olor

Sepan lo sepan lo sepan

Serenata

Si tú me olvidas

Siempre

Significa sombras

Silencio

Sin embargo me muevo

Sobre mi mala educación

Sólo la muerte

Sonata con dolores

Sonata y destrucciones

Sube a nacer conmigo, hermano...

Surgen los hombres

Tango del viudo

Tempestad con silencio

Tenéis que oírme

Tengo miedo

Testamento (I)

Testamento (II)

Testamento de otoño

Tiranía

Transiberiano

Un canto para Bolívar

Un día sobresale

Unidad

Valdivia (1544)

Vals

Vegetaciones

Ventana de los cerros! Valparaíso, estaño...

Vienen por las islas (1943)

Walking around

Y cuánto vive?

Y porque amor combate

Ya se fue la ciudad

2012-04-18T03:11:10+02:00
Déjame Sueltas Las Manos  

DÉJAME sueltas las manos

y el corazón, déjame libre!

Deja que mis dedos corran

por los caminos de tu cuerpo.

La pasión sangre, fuego, besos

me incendia a llamaradas trémulas.

Ay, tú no sabes lo que es esto!

 

Es la tempestad de mis sentidos

doblegando la selva sensible de mis nervios.

Es la carne que grita con sus ardientes lenguas!

Es el incendio!

Y estás aquí, mujer, como un madero intacto

ahora que vuela toda mi vida hecha cenizas

hacia tu cuerpo lleno, como la noche, de astros!

 

Déjame libre las manos

y el corazón, déjame libre!

Yo sólo te deseo, yo sólo te deseo!

No es amor, es deseo que se agosta y se extingue,

es precipitación de furias,

acercamiento de lo imposible,

pero estás tú,

estás para dármelo todo,

y a darme lo que tienes a la tierra viniste

como yo para contenerte,

y desearte,

y recibirte!

 

 

De Endurecer La Tierra  

De endurecer la tierra

se encargaron las piedras:

pronto

tuvieron alas:

las piedras

que volaron:

las que sobrevivieron

subieron

el relámpago,

dieron un grito en la noche,

un signo de agua,

una espada violeta,

un meteoro.

 

El cielo

suculento

no sólo tuvo nubes,

no sólo espacio con olor a oxigeno,

sino una piedra terrestre

aquí y allá, brillando,

convertida en paloma,

convertida en campana,

en magnitud, en viento

penetrante:

en fosfórica flecha, en sal del cielo.