Respuestas

2013-06-06T18:41:30+02:00
La obesidad está claramente relacionada con la aparición deenfermedades del tubo digestivo y del hígado. La colelitiasis es notablemente más frecuente en la mujer obesa, hasta el punto de que se han incluído como factores determinantes la presencia de cuatro ítems:mujer, multípara, obesa y añosa (Las cuatro F de Bernstein:female,fertility, fat and forty24. Esta situación se relaciona con un aumento en la excreción biliar de colesterol, junto a un deficiente funcionamiento de lavesícula biliar.
Conviene recordar en este punto, que las pérdidas aceleradas de peso que acontecen tras la prescripción de dietas muy bajas en calorías (VLCD), comportan un incremento de riesgo para la aparición de barro biliar y litiasis.
El hígado graso es otra constante prácticamente presente en la mayoría delos obesos. En un trabajo reciente de Felli et al, han encontrado que el 30% de los sujetos estudiados con el diagnóstico histológico de hígado graso no relacionado con la ingesta de alcohol, sin fibrosis ni hepatitis, tenía como único factor de riesgo el exceso de peso.
Afortunadamente, en la obesidad la esteatosis hepática suele ser un proceso benigno que cursa con aumentos moderados de las transaminasassin llegar la mayoría de las veces a la hepatitis y/o cirrosis. Así mismo, junto a la ingesta de alcohol y del tabaquismo, la obesidad se erige en un factor de riesgo para padecer reflujo gastroesofágico, por mecanismos aún del todo no bien dilucidados.
2013-06-06T18:42:29+02:00
La obesidad se clasifica en dos tipos: central o androide y periférica o imoide. La primera es la más grave y puede conllevar importantes complicaciones patológicas. La obesidad central localiza la grasa en el tronco y predispone a sufrir complicaciones metabólicas (especialmente la diabetes tipo  y las dislipemias). La obesidad periférica acumula el depósito de grasa de cintura para abajo y produce problemas de sobrecarga en las articulaciones.• Obesidad mórbida.La obesidad mórbida es una de las enfermedades más características de nuestro tiempo, sobre todo por el número de complicaciones que tiene asociadas. Para tratarla es necesario el empleo de la cirugía, ya que las dietas no surten ningún tipo de efecto. Las técnicas para reducirla son de dos tipos: reseccionistas, encaminadas a inducir una mala absorción de los alimentos, o restrictivas. Las segundas son menos agresivas, ya que no precisan resecar nada; basta con reducir el tamaño del estómago para que el paciente no pueda comer. La cirugía reseccionista es la única forma de que el enfermo pierda peso en muchos casos de obesidad mórbida. Con las técnicas reductoras se producen menos efectos secundarios, pero no se pierde peso con la misma facilidad. Existen tres técnicas quirúrgicas para la obesidad mórbida: la gastroplastia vertical o técnica de Maxon, la gastroplastia con banda gástrica ajustable o el "by-pass" gástrico.• Obesidad infantil.Entraña alteraciones endocrinometabólicas que condicionan un mayor riesgo cardiovascular en la edad adulta. Estos factores se relacionan, fundamentalmente, con la edad de inicio de la obesidad y con el tiempo de evolución. Cuando la obesidad se presenta en edades muy tempranas o cuando el tiempo que se ha estado padeciendo es prolongado, el riesgo de presentar eventos cardiovasculares en la edad adulta es también más elevado. Los médicos aconsejan que para prevenir la obesidad en los niños es bueno que la dieta sea variada y elástica, reduciendo las grasas de la bollería, pastelería y la comida industrial en general. También es fundamental que hagan ejercicio, que sean conscientes de que deben tener una alimentación sana y que no vean tanto la televisión