Respuestas

2013-06-05T04:49:11+02:00
Romeo:- ¡Silencio! ¿Qué resplandor se abre paso a través de aquella ventana? ¡Es elOriente, y Julieta, el sol! ¡Surge, esplendente sol, y mata a la envidiosa luna, lánguida ypálida de sentimiento porque tú, su doncella, la has aventajado en hermosura! ¡No lasirvas, que es envidiosa! Su tocado de vestal es enfermizo y amarillento, y no son sinobufones los que lo usan, ¡Deséchalo! ¡Es mi vida, es mi amor el que aparece!… Habla…mas nada se escucha; pero, ¿qué importa? ¡Hablan sus ojos; les responderé!…Soydemasiado atrevido. No es a mí a quien habla. Las más resplandecientes estrellas detodo el cielo, teniendo algún quehacer ruegan a sus ojos que brillen en sus esferas hastasu retorno. ¿Y si los ojos de ella estuvieran en el firmamento y las estrellas en su rostro?¡El fulgor de sus mejillas avergonzaría a esos astros, como la luz del día a la de unalámpara! ¡Sus ojos lanzarían desde la bóveda celestial unos rayos tan claros a través dela región etérea, que cantarían las aves creyendo llegada la aurora!… ¡Mirad cómo apoyaen su mano la mejilla! ¡Oh! ¡Quién fuera guante de esa mano para poder tocar esa mejilla!Julieta:- ¡Ay de mí!Romeo:- Habla. ¡Oh! ¡Habla otra vez ángel resplandeciente!… Porque esta nocheapareces tan esplendorosa sobre mi cabeza como un alado mensajero celeste ante losojos extáticos y maravillados de los mortales, que se inclinan hacia atrás para verle,cuando él cabalga sobre las tardas perezosas nubes y navega en el seno del aire.Julieta:- ¡Oh Romeo, Romeo! ¿Por qué eres tú Romeo? Niega a tu padre y rehúsa tunombre; o, si no quieres, júrame tan sólo que me amas, y dejaré yo de ser una Capuleto.Romeo:- (Aparte) ¿Continuaré oyéndola, o le hablo ahora?Julieta:- ¡Sólo tu nombre es mi enemigo! ¡Porque tú eres tú mismo, seas o noMontesco! ¿Qué es Montesco? No es ni mano, ni pie, ni brazo, ni rostro, ni parte algunaque pertenezca a un hombre. ¡Oh, sea otro nombre! ¿Qué hay en un nombre? ¡Lo quellamamos rosa exhalaría el mismo grato perfume con cualquiera otra denominación! Deigual modo Romeo, aunque Romeo no se llamara, conservaría sin este título las rarasperfecciones que atesora. ¡Romeo, rechaza tu nombre; y a cambio de ese nombre, queno forma parte de ti, tómame a mí toda entera!Romeo:- Te tomo la palabra. Llámame sólo "amor mío" y seré nuevamente bautizado.¡Desde ahora mismo dejaré de ser Romeo!Julieta:- ¿Quién eres tú, que así, envuelto en la noche, sorprendes de tal modo missecretos?Romeo:- ¡No sé cómo expresarte con un nombre quien soy! Mi nombre, santa adorada,me es odioso, por ser para ti un enemigo. De tenerla escrita, rasgaría esa palabra.Julieta:- Todavía no he escuchado cien palabras de esa lengua, y conozco ya el acento.¿No eres tú Romeo y Montesco?Romeo:- Ni uno ni otro, hermosa doncella, si los dos te desagradan.    Esto le diceeeee! :)