Respuestas

¡La mejor respuesta!
2013-05-31T20:12:27+02:00
Desde que existimos como especie con conciencia de sí misma, hemos usado a los hongos para muy diversos propósitos. Por otro lado, muchos de ellos también se han valido de nosotros para lograr sus fines (sobrevivir, ante todo). Por tanto, antes de que la Micología se estableciera como ciencia, las sociedades humanas han interactuado con los hongos. La Etnomicología podría definirse como el estudio de los usos tradicionales de los hongos por las diversas culturas humanas, un conocimiento que debe ser preservado de la extinción.   Los hongos son unos organismos que desde siempre han fascinado a los humanos (véase Fig. 1). Nos rodean por doquier, y han sido empleados para los más diversos y extraños menesteres, en ocasiones sin que nos percatáramos de ello. Por ejemplo, la fermentación. Los pueblos antiguos, como los egipcios, han usado a las levaduras (véase Fig. 2) para obtener cerveza, vino y pan (lo consideraban un don de Osiris). Los romanos celebraban las Bacanales, en honor a Baco, dios del vino. De hecho, la ingestión de bebidas alcohólicas, aparte de la euforia asociada a ellas, era necesaria para nuestros antepasados. El agua corriente, debido al desconocimiento de las medidas higiénicas, podía provocar desde diarreas a enfermedades más graves. En cambio, el vino y la cerveza eran inofensivos y además el alcohol servía de germicida. Por supuesto, las antiguas bebidas alcohólicas no eran tan fuertes como los licores actuales, fruto del desarrollo de las técnicas de destilación.
2013-05-31T20:13:43+02:00
Existen entre 200 mil a 2 millones de especies de hongos, y sólo de 150 a 200 son parásitos de plantas, animales y humanos; de alguna manera los hemos desdeñado a pesar de su importancia; el desdén hace a un lado su participación en el ciclo de la vida terrestre al olvidar que son parte de los degradadores primarios de la materia, está a su cargo la transformación de la materia muerta que convierte en nitrógeno que se fija al suelo fertilizándolo, función a la que se unen priones, virus, bacterias y parásitos; además, su presencia entre los seres vivos induce relaciones simbióticas, mutuantes, parasitarias, de enorme trascendencia en lo vida terrestre que los hace contribuir en la industria alimentaria; en la  medicina; gracias a ellos disfrutamos de vino, cerveza, quesos, antibióticos; su parasitismo en vegetales ha determinado hechos históricos y migratorios de la población humana trascendentes, como ocurrió en la Roma de los césares, cuando Agripina envenenó con hongos Amanita cesárea a Claudio para lograr que su hijo Nerón fuera emperador. O cuando la plaga de hongos de la papa obligó a los irlandeses a poblar Norteamérica, desplazando a los indios aborígenes a pequeños grupos discriminados.