Respuestas

2013-05-31T14:43:29+02:00
La primera gran consecuencia del fenómeno colonial es el descubrimiento geográfico de todo el mundo, su colonización y el reparto del mismo entre las potencias. Sin embargo, el impacto que supuso no fue el mismo en todas las colonias. De igual modo, las consecuencias fueron diferentes para metrópolis y colonias. Para la metrópolis y en el ámbito económico las colonias suponen una fuerte sangría del presupuesto oficial y grandes inversiones privadas, por lo menos en una primera fase. A pesar de ello, esta dedicación presupuestaria resulta un paso obligado que normalmente se ve compensado con creces con el paso del tiempo. Pronto las colonias aportan grandes cantidades de materias primas. Además, permiten la salida de fuertes contingentes de productos manufacturados de las industrias metropolitanas, que alivian así los stocks en épocas de crisis y proteccionismos. En el campo demográfico y social, las colonias son una válvula de escape para la presión demográfica, porque al facilitarse la emigración a ellas, disminuyen los problemas sociales, e incluso políticos, que podrían derivarse del aumento de la población. Políticamente permiten olvidar, o al menos dejar en un segundo término, los problemas internos o externos, con lo que se alivian las tensiones socio-políticas. Los jefes políticos, así como las naciones, cobran mayor prestigio a nivel internacional, y los enfrentamientos entre países europeos son también relegados parcialmente al dedicar las potencias sus fuerzas al afán expansionista. Sin embargo, las rivalidades, más que eliminarse, se trasladan a las colonias y se dirimen en las mismas. No obstante, las colonias suponen también una nueva fuente de conflictos internos, pues en todos los países aparecen focos de oposición frente a la política colonial, ya sea para reclamar el empleo de las inversiones en objetivos internos, o bien como protesta ante la explotación y la barbarie llevadas a cabo en las colonias. Paralelamente, para las colonias, las consecuencias no se dan de la misma forma, ni en el mismo grado. Las diferencias son a veces muy notables. Pero en todos los territorios los efectos suelen ser contradictorios debido a la dualidad de economías, sociedades, instituciones, culturas, etcétera, coexistentes en todos ellos. La primera consecuencia que se extrae es que se crea una nueva geografía al cambiar la estructura de las costas con la construcción de puertos y la del interior con la aparición de nuevas ciudades, nuevas vías de comunicación, nuevas estructuras agrícolas, apertura y explotación de minas y canteras, etcétera. Todo ello pone las bases de una nueva economía de mercado que utiliza para los intercambios el papel moneda. Junto a este sistema sigue funcionando otro de economía de subsistencia. La producción y el consumo suelen aumentar, aunque la renta de los campesinos tradicionales no crece. El comercio con la metrópoli es desigual, ya que, al no existir industrias, se exportan materias primas y se compran productos manufacturados, por lo que siempre se produce un déficit comercial y monetario. En muchos casos tiene lugar un verdadero saqueo de la colonia. En el ámbito demográfico también se dan contradicciones. Mientras la medicina europea crea hospitales y vence las epidemias tradicionales, el contacto con los blancos y la mejora de las comunicaciones facilita el contagio de enfermedades deshabitúales en estas latitudes; por ello aumenta al principio la mortandad de los indígenas, y se produce un estancamiento e incluso un retroceso de la población. Sin embargo, pronto disminuye la mortalidad general, al tiempo que se mantiene la natalidad, lo que provoca un fuerte crecimiento de la población, y se pasa así a una segunda fase de la evolución demográfica, que propicia la aparición de problemas sociales y políticos. Así pues, en la sociedad urbana de la colonia surge una segregación racial y social con barrios claramente diferenciados. Culturalmente la consecuencia más destacable es el cambio mental, fruto de la evangelización y la enseñanza. Se produce entonces un proceso grave de aculturación indígena, con un fuerte retroceso de las lenguas, culturas y costumbres autóctonas. Por último hay que reseñar un lento proceso de difusión de ideas políticas y la aparición de un anticolonialismo, producto de los abusos en la explotación y la miseria en la que quedan sumidos los indígenas. Este fenómeno varía mucho en intensidad y duración según los países. Se va a hacer patente en revueltas de muy distinto signo y en resistencias armadas o pasivas. Y aunque los movimientos nacionales organizados que a mediados del siglo XX logran la independencia, son muy posteriores, hay que pensar que tienen su origen aquí.