Respuestas

2013-05-29T18:11:52+02:00
La jornada de caza resultó fructífera, una hembra de bóvido salvaje y varias crías han sido abatidas. El grupo carga con las piezas y se dirige al refugio de Mendandia. A menos de un kilómetro se ubica el abrigo al que la comunidad regresa cada año, siempre en la misma temporada. La estancia mide 15 por 4 metros con visera lo suficientemente amplia como para acoger a unas quince personas, además de una amplia terraza exterior. Antes de que los cazadores regresen otros miembros habrán amontonado madera de pino, ligeramente verde: hay en las cercanías árboles más adecuados para un buen fuego, pero no pretenden encender una verdadera hoguera. Llegan los cazadores, abandonan las piezas cobradas y se toman un respiro mientras manos diestras, ayudadas de cuchillos de sílex, despellejan a los animales: de las pieles y tendones harán buenos usos como ropas y cordajes. Al descuartizar van seleccionando las partes: las menos provechosas, como la cabeza y las extremidades, se consumirán en el abrigo, las de mayor aporte cárnico se trasladarán, cuando marchen de Mendandia, a otros campamentos donde pasarán el duro y húmedo invierno.