Respuestas

2013-05-28T02:46:07+02:00
Soy de sexto no se si este bien:
Según la perspectiva que propone este artículo, toda esta vorágine es la consecuencia de la globalización y vendría a ser únicamente el aperitivo de una gran transformación cultural que se va a desencadenar a lo largo del siglo XXI.Nos conviene entender mejor cuáles son las razones últimas de esta gran convulsión, porque se trata de algo que afecta a todas las regiones del mundo y que mina los cimientos y la manera de actuar de todas las sociedades de cara al futuro. A primera vista se ve fácilmente que la transformación que están sufriendo las culturas está directamente relacionada con las turbulencias económicas, la aparición de nueva tecnología, la creación de nuevo conocimiento y la irrupción de paradigmas distintos que barren literalmente nuestras creencias y convicciones más arraigadas.La parte más peliaguda del asunto es que esta transformación se complica extraordinariamente por la cohabitación cada vez más estrecha de la gran diversidad de culturas que conviven ahora mismo por el mundo. La existencia de culturas diferentes ha existido siempre. Esto no es nuevo. Pero ha sido relativamente llevadero hasta ahora porque los distintos ámbitos culturales se mantenían relativamente estancos los unos respecto de los otros y nunca se habían visto en un contacto tan inmediato como ahora. En el pasado las tensiones interculturales solo aparecían en los lindes que separaban las grandes áreas culturales.Los historiadores y los antropólogos conocen bien las tensiones y los conflictos que han surgido siempre en las zonas limítrofes entre áreas regidas por culturas distintas. Y saben también que la magnitud de esas tensiones depende en gran medida de las diferencias entre las culturas de los vecinos. Cuanto más diferentes esas culturas, mayor probabilidad de tensión, conflicto o guerra. El hecho nuevo ahora es que el mundo se está interconectando a gran velocidad. Cada día millones de personas entran en relación con otros tantos millones que viven con arreglo a prescripciones culturales distintas, en lugares remotos. Cada área cultural recibe a diario y a gran escala los efluvios y las peculiaridades de otras culturas diferentes a la propia. Esas nuevas vecinadades y los brotes de violencia asociadas a ellas aparecen en las páginas de todos los periódicos del mundo. La globalización no es algo que únicamente tiene efectos sobre las economías. Los tiene también sobre las culturas. Por esto, para que afloren tensiones interculturales ya no es necesario que exista una proximidad geográfica porque ahora tienen lugar con independencia de las distancias geográficas que separan a los pueblos.Este escenario es absolutamente nuevo. En ningún otro momento de la historia había existido tanta diversidad cultural, ni tampoco fricciones tan profundas, masivas e inmediatas con efectos que ya no son locales sino globales. El gran cambio del siglo XXI se fraguará como resultado de las transformaciones económicas, tecnológicas y científicas pero sobre todo estará caracterizado fundamentalmente por el hecho de que las distancias físicas se habrán volatilizado, creando un nuevo escenario en el que deberán cohabitar cada vez más estrechamente todas las culturas. PRIMERA CONCLUSIÓN
Más allá de la economía, la tecnología, la ecología y la ciencia, 
la cohabitación cultural se convertirá en uno de los problemas más característicos del siglo XXI.
 Vale la pena subrayar esto porque ya no nos basta concentrar nuestros esfuerzos en los temas económicos, tecnológicos, ecológicos y científicos. Ahora deberemos también incluir en nuestra agenda los temas de cohabitación y transformación cultural.Al estar tan atrapados por las cuestiones más candentes de cada día, no nos hemos ocupado todavía suficientemente del potencial de conflicto derivado de la diversidad cultural. Vamos a vivir todos dentro de la misma marmita en la que distintas culturas estarán en plena ebullición, cada una a su manera. Necesitamos generar mucho nuevo conocimiento y adquirir mucha destreza para vivir en las turbulencias culturales que van a aflorar.La marmita global alberga a todas las culturas y no sólo es que sean desiguales sino que además están en procesos de efervescencia distintos, se transforman a velocidades diferentes y cada una de ellas se halla atrapada por acechanzas que también que son muy diversas. Para vislumbrar la magnitud del envite, basta imaginar una autopista por donde circularan peatones, grandes camiones, bólidos de fórmula 1, bicicletas, triciclos, carros, automóviles, aviones, cohetes, avionetas, helicópteros y parapentes transitando y aterrizando o despegando continuamente. No es nada difícil imaginar la cantidad de accidentes y encontronazos que se producirían.Pero para los problemas de cohabitación cultural, la solución desde luego no es preconizar la adopción de un solo tipo de cultura. Tampoco sirve disponer distintos carrilles separados o vías especializadas para cada tipo de cultura porque implicaría la creación artificial de gettos estancos. Los problemas de cohabitación de culturas distintas dependen de las características y peculiaridades de cada una de ellas. Diferencias entre culturas hay muchas pero aquí me voy a referir únicamente a un solo aspecto que es el más explosivo de todos.Tiene que ver con lo que está en la base de la intransigencia, el recelo inter-étnico, la intolerancia y el desencadenamiento de la violencia. Todas esas cosas dependen fundamentalmente de la capacidad para asimilar novedad o al menos para tolerarla. Adoptando este criterio y ateniéndonos a lo que ha ocurrido especialmente durante los últimos 50 años, podemos distinguir 6 tipos distintos de cultura.