Respuestas

¡La mejor respuesta!
2013-05-25T01:37:55+02:00
A continuación mencionamos algunos cuidados a tener en cuenta durante esta etapa de tu embarazo* Una vez que se haya confirmado tu embarazo puedes hacer una cita para ver el médico  por sus recomendaciones. También puedes esperar hasta estar de ocho semanas. También es una buena idea hacer las visitas al médico junto a tu cónyuge.  * Deja de fumar. El fumar aumenta el riesgo de muchos problemas incluyendo el aborto involuntario, problemas de placenta y parto prematuro. También retrasa el crecimiento fetal e incremente el riesgo de mortinatalidad y muerte infantil. Nunca es tarde  para dejar de fumar o reducir la cantidad. Por cada cigarrillo que no enciendes le das a tu bebé mayor oportunidad de crecer saludablemente. * Deja de beber alcohol. Con un solo vaso por día le incrementas las probabilidades que tu bebé nazca con poco peso y que tenga problemas de aprendizaje, en el habla, la atención, el idioma e hiperactividad.  Es mejor evitar el alcohol por completo porque no se sabe el alcance del daño que puede hacer a tu bebé. * Romance – algunas mujeres se sienten sexy durante el embarazo y gozan de no tener la molestia de la menstruación o de seguir el  método de anticoncepción. Otras mujeres sólo quieren dormir en la cama. Pero no te preocupes, es muy  posible que esto cambie  durante el segundo trimestre – de hecho, muchas mujeres lo llaman el período de la luna de miel del embarazo.0 CommentsTU PESO DURANTE EL EMBARAZOAuthor: admin Filed under: CUIDADOS DURANTE EL EMBARAZOLunes
ene 17,2011
 A veces una mujer adelgaza durante el primer trimestre de la gestación. Esto no es grave. Es consecuencia del esfuerzo de adaptación que el cuerpo ha tenido que hacer. Si vomitas mucho, puedes llegar a perder de 1 a 1,5 kilos. Si adelgazas más de 2,5 kilos es aconsejable hablar con el médico.Pronto recuperarás tu peso inicial, y rápidamente lo superarás. Al finalizar el primer trimestre, el aumento de peso es, en general, de 1,5 a 2 kilos.Si tu peso ha quedado estacionado, no te preocupes; la cosa no tiene mayor mayor importancia. Empezarás a engordar de verdad a partir del cuarto mes e irás aumentando cada mes de 1 a 1,200 kilos. Al cabo de los nueve meses, tu peso habrá aumentado de 8 a 10 kg como máximo.Procura pesarte todas las semanas. Si engordas más de 300 g semanales, vigila el régimen alimenticio, come conmoderación y reduce un poco la sal. Si a pesar de tu dieta sigues engordando, consulta al médico.¿Diez kilos? ¿Por qué tanto? Ocho o diez kilos te parecerán quizá demasiado para un bebé normal, que al final no pesará mucho más de 3 o 3,5 kg. Los restantes son fruto de la intensa actividad de tu organismo, de las transformaciones que en él se operan, de los nuevos órganos que se han ido creando.La placenta, verdadero almacén de provisiones y fábrica providencial para tu bebé, pesa de 700 a 800 gramos.El líquido amniótico oscila entre los 600 gramos y un kilogramo. El útero, que al principio no pasaba de los 70 g, al final de los nueve meses llega a pesar de 1 a 1,200 kilogramos.El peso de los senos puede pasar de 300 a 500 gramos.Los espacios líquidos en que se bañen las células del cuerpo materno pueden aumentar 2 kg e incluso más.Por último, la circulación sanguínea de una futura madre es particularmente activa y posee 1,5 litros de sangre suplementaria.Al finalizar el cuarto mes, la silueta comienza a modificarse ligeramente. Tu talle, por ejemplo, se ensancha, se redondea y van desapareciendo poco a poco las caderas. Si bien es verdad que el útero se desarrolla muy de prisa desde el principio de la gestación, no se hace visible exteriormente hasta mediado el cuarto mes.Si durante el segundo mes venía a ser más o menos del tamaño de una naranja, al tercer mes su volumen es el de un pomelo. Al comienzo del cuarto mes ocupa casi la mitad del espacio existente entre el pubis y el ombligo, al que llegará hacia el cuarto cms. y medio.El tamaño del útero debe corresponder al número de meses de embarazo multiplicado por cuatro: es decir, 24 cm al sexto mes; 28 a los siete meses; 32 a los ocho. Si es tu primer embarazo podrás observar quizás en el último mes que el útero parece haber disminuido ligeramente de tamaño; porque el niño ha descendido y su cabecita está ya colocada en tu bajo vientre.
2013-05-25T01:40:40+02:00
Primero, hay que aceptar la responsabilidad y prepararse para ser padre o madre, hay nueve meses para asimilarlo y hacerlo.La primera y más importante recomendación, es no tratar de abortarlo. El aborto provocado tiene consecuencias que pueden ser mortales, no solamente para el bebé sino también para la madre. En caso de no querer tener al hijo o hija, es mejor pensar en la adopción, como una opción para no responsabilizarse de él o ella.Los cuidados para la madre son:
- Acudir al médico cada mes, para llevar un adecuado control en el embarazo.
- Prepararse para el parto, informándose sobre sus etapas.
- Alimentarese adecuada y suficientemente durante todo el embarazo y después de éste, en la lactancia.
- No consumir por ningún motivo medicamentos no recomendados por el médico.
- No consumir drogas, alcohol o fumar, ya que esto trae consecuencias severas tanto para la madre como para el hijo.
- Hacer ejercicios físicos todos los días, recomendados por el médico.
- Descansar, relajarse y buscar formas de diversión, para canalizar el estrés y seguir en la medida de lo posible con una vida normal.
- Ante cualquier señal como sangrado, dolor, cólicos, desmayos, vómitos excesivos, dolores de cabeza u otras enfermedades, acudir de inmediato al médico y seguir bien sus instrucciones.
- Exigir respeto absoluto por parte del médico y ayudantes.
- Estar tranquila y seguir estudiando, ya que es un derecho continuar en la escuela y no puede ser negado por ninguna institución educativa.
- Aprender cómo cuidar y atender al recién nacido: Esto lo deben hacer tanto la madre como el padre.
- Organizar su vida comprometiendo y haciendo partícipe al padre en todo lo que se haga.
- Obtener información sobre la adopción, los riesgos y ventajas.
- Obtener información sobre el aborto inducido y sus enormes riesgos y evitarlo a toda costa.