Respuestas

2013-05-24T02:09:13+02:00
En terminos generales, la disposición que los reformadores borbónicos tuvieron para extender y conceder sus privilegios a los militares fines del siglo XVIII contrasta fuertemente con su actitud para con la Iglesia, y específicamente con su política de reducir el fuero eclesiástico mientras extendían el fuero militar. 

Este proceso estuvo inextricablemente ligado a la doctrina del regio vicariato, desarrollada por teóricos españoles como Antonio Joaquín Ribadeneyra y Barrientos, Antonio Álvarez Abreu (cuyo tratado, Víctima real legal, le ganó una pensión real y un título de marqués de la Regalía) y Manuel Josef de Ayala. 

En terminos simples, su tesis era que además del patronato - el corpus de concesiones papales hechas a la Corona española en el inicio del mismo periodo colonial, gracias al cual ésta podía escudriñar todas las ordenanzas, leyes e instrucciones emitidas para la administración de la Iglesia americana, y controlar la organización y los nombramientos eclesiásticos-, el monarca también había recibido directamente de Dios la autoridad para actuar como su vicario general, lo que era un elemento inherente a la soberanía temporal adoptada por el derecho divino de los reyes.

El objetivo llano y simple de la doctrina del vicariato era extender el poder real sobre la Iglesia a expensas de la autoridad papal, un punto claramente expresado por la real cédula del 14 de julio de 1765, que sancionaba oficialmente el concepto regalista y afirmaba que la autoridad del papa en América le había sido devuelta - a través de una combinación del patronato y la delegación divina directa -al monarca en todos los aspectos de la jusrisdicción eclesiástica salvo en la postestad de orden- los poderes sacramentales adquiridos por el clero mediante su ordenanción-, que no podía ser transaferida a los laicos dada su naturaleza sacerdotal.

Una vez que la monarquía hubo aclarado esta tesis, se seguía lógicamente que el pa´trón (o vicario) real era responsable por el bienestar material de la Iglesia -asegurándose de que hubiese, por ejemplo, suficientes fondos para la edificación y el mantenimiento de iglesias y catedrales- y de supervisar la conducta del clero a través de los obispos y los superiores de las órdenes religiosas. ojala te sirva suerte