Respuestas

2017-01-04T19:13:31+01:00

Esta es una respuesta certificada

×
Las respuestas certificadas contienen información fiable, avalada por un equipo de expertos cuidadosamente seleccionados. En Brainly hay millones de respuestas de alta calidad, que han sido moderadas por los miembros más destacados de nuestra comunidad. Pero las respuestas certificadas son las mejores de las mejores.
Una copla es un tipo de escritura poética que utiliza como estructura una seguidilla, una redondilla o cuartetas de romance. Son usadas comúnmente como letras de canciones.

Una roma consonante es aquella que se forma entre varios versos donde las letras de la última silaba son iguales.

Estas son dos coplas con rima consonante:

(1) Coplas mundanas de Antonio Machado  

Poeta ayer, hoy triste y pobre 
filósofo trasnochado, 
tengo en monedas de cobre 
el oro de ayer cambiado. 

Sin placer y sin fortuna, 
pasó como una quimera 
mi juventud, la primera... 
la sola, no hay más que una: 
la de dentro es la de fuera. 

Pasó como un torbellino, 
bohemia y aborrascada, 
harta de coplas y vino, 
mi juventud bien amada. 

Y hoy miro a las galerías 
del recuerdo, para hacer 
aleluyas de elegías 
desconsoladas de ayer. 

¡Adiós, lágrimas cantoras, 
lágrimas que alegremente 
brotabais, como en la fuente 
las limpias aguas sonoras! 

¡Buenas lágrimas vertidas 
por un amor juvenil, 
cual frescas lluvias caídas 
sobre los campos de abril! 

No canta ya el ruiseñor 
de cierta noche serena; 
sanamos del mal de amor 
que sabe llorar sin pena. 

Poeta ayer, hoy triste y pobre 
filósofo trasnochado, 
tengo en monedas de cobre 
el oro de ayer cambiado.

(2) Coplas del amor viajero de Andres Eloy Blanco

Ya pasaste por mi casa,

a flor de ti la sonrisa…

Fuiste un ensueño de gasa;

fuiste una gasa en la brisa…

Te vi flotar en la bruma

que tu blancura aureola,

como un boceto de espuma

sobre un pedestal de ola.

Yo, que he buscado el lucero

que a Belén lleva el camino,

preso por lazos de acero

al potro de mi destino,

Pensé: -En sus brazos, con Ella,

¡romperé, acero, tus lazos!

¿;Para qué quiere una estrella

quien tiene al cielo en los brazos?

Y tan cerca llegué a verte

que te rozaba mi dedo…

Tuve miedo de quererte…

y ya es querer, tener miedo.

Ansiosos se han emboscado

en mis ojos, mis antojos,

y tú también me has besado

veinte veces con los ojos.

Y tu mano pasionaria,

aquella noche huyó en vano,

porque mi mano corsaria

fue gavilán de tu mano.

Y he sentido que temblaban

tus labios en el café,

cuando mis pies se angustiaban

acorralando tu pie…

Pero te vas, sin dejar

ni una huella en el camino…

Sombra azul que cruza el mar

la borra el azul marino…

No sé si me olvidarás

ni si es amor este miedo;

yo solo sé que te vas,

yo solo sé que me quedo.

Tal vez mañana, un mañana

remoto, traiga a tu lado,

con el sol, por tu ventana,

un rayo azul del pasado.

Releyendo viejas cosas

y evocando cosas idas,

entre amarillentas rosas

y epístolas desvaídas,

Encontrarás al acaso

entre coplas del camino,

como en el fondo de un vaso

roto una mancha de vino.

Al oído de la nieta

tu voz de abuela hablará:

-Son los versos de un poeta

que no sé si existe ya…

Ella dirá: -¿;Cómo era?

¿;Cruzará ignotos países

y cual tú, sombra viajera,

tendrá los cabellos grises?

Yo, entre tanto, junto al mar,

esperaré tu venida

y en un eterno esperar

se me pasará la vida.

Vida traidora, por quien

todo este Sueño se muere,

si no te hice ningún bien,

¿;por qué tu mano me hiere?

Mi voz querrá ensordecer

al propio mar con su llanto:

¿;Por qué no la vuelvo a ver,

mi Dios, si la quiero tanto?