Respuestas

2013-05-19T17:45:24+02:00
Muchos consideran que las actividades humanas son una de las causas fundamentales del calentamiento global, cuyos efectos sobre el clima y el medio ambiente podrían ser catastróficos. Por ejemplo, al derretirse las masas de hielo continental y al dilatarse los océanos por el calentamiento del agua, aumentaría drásticamente el nivel del mar. Las islas bajas, como Tuvalu, desaparecerían, así como también grandes zonas de los Países Bajos y de Florida (Estados Unidos), solo por nombrar dos lugares más. Millones de habitantes de ciudades como Shangai y Calcuta y de algunas áreas de Bangladesh se verían obligados a marcharse.
Al mismo tiempo, el alza de las temperaturas intensificaría las tormentas, las inundaciones y las sequías. Causaría la desaparición de los glaciares del Himalaya —que alimentan siete sistemas hidrográficos—, reduciendo las fuentes de agua dulce para el 40% de la población mundial. También corren peligro miles de especies de animales, entre ellos los osos polares, cuyos terrenos de caza están principalmente en el hielo; de hecho, ya hay informes de que muchos osos están perdiendo peso y que otros están muriendo de hambre.
El incremento de las temperaturas también favorecería la propagación de enfermedades infecciosas, pues los organismos que las transportan, como mosquitos, garrapatas y hongos, llegarían a lugares donde hoy no se conocen. “Los peligros que plantea el cambio climático son casi tan calamitosos como los planteados por las armas nucleares —advierte el Boletín de Científicos Atómicos—. Sus efectos pueden ser menos dramáticos en un futuro próximo [...], pero durante las siguientes tres a cuatro décadas podría causar un daño irremediable a los hábitats de los cuales las sociedades humanas dependen para su supervivencia.” Algunos científicos, aún más pesimistas, creen que los cambios atribuidos al calentamiento global se están acelerando mucho más de lo esperado.
¿Cómo debemos tomarnos estos pronósticos? ¿Está realmente amenazada la vida en la Tierra? Los escépticos sostienen que estas predicciones son infundadas. Otros no están tan seguros. ¿Cuál es la verdad? ¿Peligra el futuro de la Tierra y, por ende, el nuestro?