Respuestas

2013-05-14T23:16:10+02:00

En la psicología cognitiva enseñamos un método para intentar ser más fuertes a nivel emocional. Principalmente este método se trata en aprender a no quejarse, combatir las quejas. Intentamos construir una filosofía antiquejas. Está prohibido quejarse y hay que creerse con fuerza este principio. También se trata de combatir con fuerza las “necesititis”. Hay que intentar combatir nuestro diálogo interno basado en las quejas y por tanto en las “necesititis”.

Tenemos “necesititis” y quejas en 3 ámbitos:

1. Quejas sobre uno mismo: Muchas veces tenemos un diálogo interno en el que nos decimos “debo hacer las cosas mucho mejor de cómo las hago”, “como no hago las cosas tan bien como me gustaría, no tengo éxito y casi no tengo amigos, porque como no tengo éxito, nadie quiere estar conmigo”, “soy un desastre”… muchas veces nos echamos la bronca a nosotros mismos y con mucha fuerza.

2. Quejas sobre los demás: Muchas veces nos decimos a nosotros mismos: “Los demás deberían tratarme bien, deberían ayudarme si yo les ayudo”. Necesitamos que los demás nos traten de una determinada manera y si no nos quejamos.

3. Quejas sobre la vida, sobre la realidad: En ocasiones nos decimos cosas como éstas: “Necesito carreteras sin tráfico porque tal como están ahora es que no lo puedo soportar”, “Necesito una ciudad más limpia porque tal como está es imposible vivir”, “Necesito que las cosas me salga bien, como yo tenía previsto que salieran”

2013-05-14T23:17:14+02:00

saca un resumen de esto

 

 

 

La generosidad es la expresión de la gratitud en el Cristianismo, en el Cristianismo el descubrir la abundancia de Dios es poder descubrir la necesidad de ponerse en acción y extenderse hacia los demás como abrazando y alcanzando para poder llegar a Dios.

Toda nuestra vida es tensión de búsqueda y entrega, hemos planteado en esta semana la catequesis en clave de comunicación, ¿cómo nos comunicamos?. 

Una comunicación que se cuestiona, que tenemos que recuperar, que tenemos que restablecer, que sanar de sus heridas o que crear por su ausencia, una comunicación que debe nacer de nuestra vocación a la comunión.