Respuestas

2013-05-08T07:00:54+02:00

El principio de las nacionalidades se basa en hacer coincidir los Estados con las naciones y defiende el derecho de los pueblos a disponer por si mismos. Se inspira en dos concepciones diferentes de lo que es una nación: la primera, proviene de la Revolución francesa, tiene como idea central el derecho de los pueblos a disponer de si mismos y fundamenta la existencia de la nación en la voluntad de un pueblo a vivir en común y de estar regido por unas mismas instituciones. La segunda nace del rechazo a la dominación francesa y encuentra su inspiración en el retorno a la tradición. Alemania es la cuna de esta corriente que considera la nación como una realidad viva, que se manifiesta por unos caracteres hereditarios (lengua, historia, costumbres, tradiciones, etc.). Según esta concepción, la toma de conciencia nacional no radica tanto en un consentimiento y una voluntad de la comunidad nacional, como en la búsqueda de una identidad común basada en tres elementos fundamentales: la historia, la lengua y la religión. El conflicto entre el principio de la autoridad y el principio de libertad y entre los derechos de los monarcas y los derechos nacionales domina la historia de la Europa continental entre 1815 y 1848 y se concreta en tres oleadas revolucionarias: en 1820, 1830 y 1848.

El desarrollo del fenómeno nacionalista en el período de las revoluciones liberales-burguesas ha comportado que en ocasiones se hayan atribuido los movimientos nacionalistas a la burguesía. Sin perjuicio de una indudable importancia de la burguesía en estas manifestaciones nacionalistas, y sin duda, en las revoluciones liberales, el triunfo de los nacionalismos en la Europa decimonónica, en cuanto a que desencadenaron en el nacimiento de Estados-Nación, se debe a que no fueron fenómenos que quedaron relegados en el empeño de unas minorías privilegiadas.

El problema de la emancipación de las nacionalidades oprimidas, notablemente agravado después de la guerra imperialista de 1914-1918, que destruyó el monstruoso imperio plurinacional austro-húngaro a cambio de la balcanización de Europa, llena de peligros y amenazas para la paz mundial, ofrece un interés indiscutible para el movimiento obrero, que no puede desentenderse de ninguno de los aspectos de la lucha emancipadora de los hombres y los pueblos y, muy especialmente, para el de aquellos países que, como el nuestro, lo tienen planteado de manera tan aguda.Los intereses de la economía capitalista empujan a la burguesía a luchar contra las reminiscencias feudales, que representan un obstáculo para su avance triunfal. Esta lucha, sin embargo, se desenvuelve en unas condiciones históricas muy diferentes de las que caracterizaron las épocas de las revoluciones burguesas anteriores. Entonces, la burguesía era aún una fuerza progresiva cuya consolidación coincidía con los intereses generales de la humanidad.