Respuestas

2013-04-29T04:29:52+02:00

1. El siglo de la ciencia y la técnica

 

Desde el umbral del siglo XXI gozamos de una mejor perspectiva para comprender la fuerza y magnitud del impacto, así como la cantidad y calado de los retos, que la ciencia y la técnica han tenido en todos los órdenes del conocimiento y la vida humanos durante el siglo XX. Esbozaremos a continuación este aspecto con el fin de contextualizar histórica y epistémicamente la ciencia astrobiológica y advertir así mejor su carácter de desafío.

 

 

2. La ciencia astrobiológica

 

Durante miles de años, la religión y la filosofía se han esforzado en la búsqueda de respuestas a las preguntas por el origen de la vida y sus misterios. Sin embargo, ha sido la ciencia la que desde hace poco más de un siglo ha comenzado a poner las bases que nos permitan comprender sus mecanismos y funcionamiento. Con todo, son muchos más los enigmas que rodean lo relativo al origen y evolución de la vida que lo conocido al respecto. Esta situación, junto con el panorama esbozado anteriormente, constituye el contexto del que emerge la astrobiología.

 

2.1. Carácter multidisciplinar de la ciencia atrobiológica

 

Si bien el tratamiento rigurosamente científico de la posibilidad de vida extraterrestre puede remontarse a la década de los años 70 del siglo pasado, no será hasta 1998, con la creación del NASA Astrobiology Institute (NAI), cuando se implementen los mecanismos necesarios para alcanzar los niveles exigibles de rigor en lo concerniente a la clarificación de objetivos, articulación metodológica y organización interna, que permitan a la astrobiología constituirse en una nueva disciplina científica con capacidad para desarrollar e impulsar proyectos y misiones de investigación, tanto terrestres como espaciales, de gran envergadura científica y tecnológica con los que afrontar adecuadamente su tarea específica.

 

 

2.2. Fundamentos científicos de la búsqueda de vida extraterrestre

 

Atenderemos seguidamente a los aspectos que hacen de la búsqueda de vida extraterrestre una actividad científica de la mano de la astrobiología.

* El paradigma evolucionista como marco teórico explicativo. La teoría darwiniana de la evolución de las especies se complementa con los descubrimientos realizados en genética por De Vries, Correns y Tschermak, en 1900, sobre el papel de la mutación como mecanismo del cambio genético, y los de Watson y Crick, en 1953, con la descripción de la doble hélice de ADN en la que se halla inscrito el código genético común a todas las especies vivas. Con ello se explicaba el problema de los mecanismos que permiten que ciertas características se mantengan en la descendencia, así como la aparición de otras nuevas. La resolución de estos problemas, que Darwin dejó pendientes, posibilitó la aparición de la teoría sintética de la evolución, permitiendo enmarcar la teoría evolucionista en el nivel molecular, lo que resulta básico para los estudios astrobiológicos.

* Las investigaciones científicas sobre el origen de la vida. Estos estudios fueron iniciados por Oparin y continuados con los experimentos efectuados en 1952 por Urey y Miller, que dieron como resultado la aparición de aminoácidos a partir de una mezcla de gases diversos y descargas eléctricas en el interior de un matraz simulando las posibles condiciones ambientales de una Tierra primitiva.

* La precocidad y resistencia de la vida. Hoy sabemos por los fósiles más viejos de la Tierra -probablemente de unos 3.500 millones de años- que la aparición de la vida en nuestro planeta aconteció antes de lo estimado. 

 

 

4. Conclusiones

No es objetivo del presente escrito elaborar un listado completo de los posibles impactos y retos de la astrobiología para nuestra cultura, ni su análisis exhaustivo (nada se ha dicho de las posibles implicaciones teológicas, religiosas o artísticas), sino llamar la atención de filósofos y humanistas en general sobre la astrobiología como ciencia emergente, de modo que se sientan animados a elaborar pensamientos rigurosos sobre sus implicaciones tanto para sus respectivos campos del saber como para la sociedad y la cultura humanas en su conjunto. 

 

La capacidad de la astrobiología para hacer que la humanidad reajuste la imagen que tiene de sí misma y, en consecuencia, la de su lugar en el universo, permite esperar que esta tecno-ciencia contribuya al progreso de aquella en un sentido más amplio que el puramente económico, es decir, a un progreso integral que incluya también los ámbitos social y cultural, de forma que nos ayude a superar exitosamente la crítica situación actual a la que nos ha conducido nuestra condición de especie cuya capacidad de supervivencia radica en el desarrollo tecnológico.