Respuestas

2013-04-27T16:50:40+02:00

 

MOSCU. — La Cancillería de Rusia criticó hoy las maniobras poco constructivas e incomprensibles del secretariado de la ONU en la organización de investigaciones independientes sobre el uso de armas químicas en Siria.

El Ministerio de Asuntos Exteriores considera inadmisible tal acción desde cualquier parte, pero mucho menos desde la máxima dirigencia de Naciones Unidas, que conforme a la Carta de la organización mundial, debe actuar desde posiciones imparciales y con objetividad ante el análisis de crisis y conflictos.

Deplora la diplomacia rusa que bajo presiones de algunos estados el secretariado de la ONU ocupe una postura no constructiva e inconsecuente y prácticamente sabotea una investigación específica y verificable sobre el empleo de armas químicas en los hechos ocurridos el 19 de marzo último en ese país árabe.

La Cancillería recuerda en la nota de protesta que fue precisamente el gobierno sirio el que dirigió al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, una petición para llevar a cabo pesquisas acerca del incidente concreto y determinar la veracidad en torno al asunto.

El ataque perpetrado con un cohete Scud, portador de agentes químicos, mató en la ciudad siria de Alepo a 25 personas y causó más de una veintena de heridos. Las fuerzas gubernamentales acusan a los grupos armados radicales, y los opositores afirman lo contrario. Damasco solicitó una investigación independiente.

Moscú llama la atención de una misiva del secretario general Ban Ki-moon a las autoridades sirias en la que refiere la intención de esclarecer no solo el citado incidente, sino también otros supuestos hechos de similar naturaleza.

De acuerdo con la Cancillería, antes de la petición de Siria no hubo solicitudes oficiales a la Naciones Unidas acerca de un posible uso de armas químicas durante el conflicto en esa nación.

La pretensión, asevera el texto, a un acceso ilimitado a objetivos indeterminados en ese país y a interpelar a quienes los expertos consideren necesario, recuerda el modus operandi que se siguió en Irak, en relación con la presunta existencia de armas químicas, basada en informaciones falsas, y que derivó en una invasión de la OTAN.( PL)