Respuestas

2013-04-19T00:53:32+02:00

La Edad Media es el periodo de diez siglos ubicado entre la Edad Antigua y la Edad Moderna, entre siglos V y XV después de Cristo. Este inicia con las manifestaciones bárbaras y finaliza cuando empiezan a aparecer los ideales del Renacimiento.
Los siglos que siguieron a la caída del Imperio Romano del Occidente fueron una época de decadencia de las ciudades, además de los continuos saqueos y matanzas de ciudadanos, como consecuencia de las luchas entre los romanos y bárbaros; godos y bizantinos; bizantinos y lombardos; lombardos y francos, el descenso del nivel cultural había ocasionado la perdida total o una gran reducción de la técnicas artesanas. La inestable situación política y la falta de seguridad en los caminos, obstaculizaban el comercio; el dinero ya casi había desaparecido.
La producción agrícola era la única fuente de riqueza y los intercambios se hacían en especie, no en ciudades, sino junto a los monasterios, donde los campesinos no podían refugiarse en caso de peligro. La población urbana tenia poco trabajo y las ciudades se despoblaban irremediablemente.
Esta situación experimentó un gran cambio a partir del año 1.000 d.c, cuando con la ayuda de la técnicas importadas del oriente, se reanudo el trabajo de los metales y la elaboración de tejidos: primero la lana y después la seda.
Merced del Rio Po, era un lugar, que ofrecía una cómoda vía de transito, que se convirtió en la principal ruta de comercio, esta iba desde Flandes hasta Constantinopla. El dinero volvió a circular y las ciudades comenzaron a repoblarse.
Junto a las clases tradicionales de caballeros y campesinos, se formo otra. La de los burgueses, cuyos medios dependían de la actividad artesana y comercial.
Este hecho tuvo consecuencias políticas: los burgueses deseaban colaborar en el gobierno de la ciudad, y al ser números y ricos, pronto estuvieron en condiciones de hacerse escuchar.

2013-04-19T01:14:57+02:00

Los más de once milenios transcurridos desde la inmigración al istmo de Panamá de los antepasados de los indígenas actuales hasta su primer contacto con los europeos corresponden, por un
lado, a la época precolombina, esto es, ‘la que sucedió antes de la colonización española’, y por otro, a la
prehistoria - término que, en el contexto de las ciencias sociales, más que aludir a aquella concepción
fantasiosa del cavernícola conviviendo con los dinosaurios, se refiere a la ‘carencia de documentación
escrita (o anterior a ella)’. A diferencia de otras culturas americanas, como los aztecas, zapotecas y mayas,
los habitantes precolombinos de Panamá desconocían los sistemas de escritura por lo que harán falta
en este capítulo muchas de las clases de información que solemos aprender en las clases de historia,
como los nombres de personas, dioses, plantas y animales, las fechas y descripciones de eventos notorios, los tratados y convenios y los conocimientos astronómicos. Desde luego, esto no quiere decir que,
por residir en pequeñas comunidades con casas de cañaza y pencas en vez de imponentes centros urbanos, las comunidades prehispánicas del istmo estuvieran exentas de estética, invención, sabiduría y religiosidad. Más bien lograron una asombrosa destreza técnica en cuanto a los artículos que más valoraban, como los productos de la orfebrería, alfarería, glíptica1
y talla de madera, hueso, marfil y piedras
volcánicas (Figura 1), así como una gran complejidad conceptual y etológica2
en lo que respecta a su
vida social, ritual y suntuaria. Su arte está imbuido de un simbolismo tan esotérico y a la vez tan explí-
cito para los usuarios, como lo son el vino, el chi-ro y el pez para los cristianos (Figura 2)3
. Por lo tanto,
si contáramos con un equivalente de las sagradas escrituras o de los códices mayas para las culturas prehispánicas del istmo, se nos facilitaría el acceder a mejores interpretaciones de las volutas, eslabones e
imágenes zoomorfas4
que han sido adoptados por artistas y arquitectos como merecidos símbolos de
la nacionalidad panameña