Respuestas

2013-04-17T02:01:27+02:00

México prehispánico: Antes de 1519 Dividido en: 
El Formativo o Preclásico abarca desde 1800 a.C., cuando se extienden las aldeas agrícolas permanentes, hasta 200 d.C. 
El Clásico abarca del año 200 al 800. Es el tiempo de esplendor de numerosas ciudades independientes, en las que se construyeron grandes centros ceremoniales. 
El Postclásico comprende desde el año 800 hasta la llegada de los españoles. 

Conquista de México: 1519 - 1521 
México Colonial: 1521 - 1810 
Independencia de México: 1810 - 1821 
México Independiente : 1821 - 1846 
Intervención Norteamericana : 1846 - 1850 
Revolución de Ayutla 1850 - 1855 
Guerra de Reforma 1855 - 1862 
Intervención Francesa: 1862 - 1867 
Mexico Liberal 1867 - 1876 
Porfiriato: 1876 - 1910 
Revolución Mexicana: 1910 - 1920 
México Post-Revolucionario: 1920 - 1936 
México Moderno: 1936 - Presente

¡La mejor respuesta!
2013-04-17T02:07:17+02:00
Breve Historia del Periódico Oficial en México  
   Desde el surgimiento de la República Mexicana ya se había previsto la necesidad de dar a conocer las disposiciones oficiales que emanaran de los poderes del Estado, otorgándole al Ejecutivo la capacidad legal para efectuar la sanción y la subsiguiente publicación. Así, el artículo 55 de la Constitución de 1824 establecía que "si los proyectos de ley o decreto, después de discutidos, fueren aprobados por la mayoría absoluta de los miembros presentes de una u otra Cámara, se pasarán al Presidente de los Estados Unidos, quien si también los aprobase los firmará y publicará...".  
  Con la Constitución de 1836 se ratifica este supuesto en su artículo 39, señalando la obligación del presidente de la República para que, una vez aprobada y sancionada la Ley fuese publicada en la capital, en todas las cabeceras de los departamentos, villas y demás lugares.
  Posteriormente, las Bases Orgánicas de la República Mexicana, expedidas el 12 de junio de 1843, reafirmaron la obligación del presidente de publicar las leyes en el transcurso de seis días después de la sanción. 
 
 
   Los bandos eran documentos impresos en una sola hoja, de dimensiones variables que se colocaban en la vía pública para dar a conocer una orden del Gobierno o un acontecimiento de singular importancia. Las hojas volantes, por su parte, aparecían irregularmente, circulaban de mano en mano y casi siempre brindaban información proveniente del extranjero, aunque no faltaron las de carácter oficial; por lo general se referían a un solo asunto y el encabezado era tan nítido que resultaba muy fácil adivinar su contenido. 
 
   
   En 1784, Manuel Antonio Valdés Murguía y Saldaña tomó en sus manos la responsabilidad de editar la tercera Gazeta de México, cuyo primer número apareció el 14 de enero de ese año y continuó publicándose sin interrupciones hasta 1809. El rasgo que distinguió a la gaceta de Valdés fue que puso el periódico al servicio del Estado, lo que le dio un carácter casi gubernamental; de este modo la prensa comenzó a usarse para formar opiniones favorables a la Corona. A pesar de ello, Valdés supo darle una dimensión multifacética a su gaceta, incluyó noticias varias y artículos científicos rubricados por hombres tan destacados como Antonio León y Gama, Andrés del Río, José Antonio Alzate y Joaquín Velázquez de León. El prestigio que adquirió este periódico y los servicios prestados a la monarquía fueron reconocidos por Carlos III cuando, en diciembre de 1787, dio instrucciones a todos los ayuntamientos e intendentes de la Nueva España para que proporcionaran noticias a la gaceta. 
  
   Por razones que desconocemos, un mes después, el gobierno de Paredes modificó el título, así como el formato y el contenido de su periódico, que pasó a llamarse Diario Oficial del Gobierno Mexicano. Resulta interesante señalar que este periódico incluía en la parte inferior de sus páginas el folletín, es decir el espacio donde se publicaban las novelas de la época, que contribuyó de manera importante a aumentar la circulación de los periódicos.
  Además de enfrentar la invasión norteamericana, en el año de 1846, el país tuvo que soportar las disensiones internas. En el mes de agosto, José Mariano Salas encabezó una nueva revuelta en la Ciudadela y se posesionó del Gobierno de la República. Una de sus primeras acciones fue la de cambiar el nombre del periódico oficial, que desde entonces se llamó Diario del Gobierno de la República Mexicana.
  La inestabilidad política que prevaleció en la década de 1840 se vio reflejada en los cambios incesantes en la denominación del órgano oficial. También llegó a darse el caso de un periódico oficial itinerante: El Correo Nacional. Periódico Oficial del Supremo Gobierno de la República Mexicana, impreso en Querétaro, en 1847 y 1848, por el gobierno de Manuel de la Peña Peña a causa de la ocupación norteamericana de la ciudad de México. 
   
  
   Además de los frecuentes cambios de nombre durante el siglo XIX, se presentó la paradójica situación de que a un mismo tiempo se editaban dos publicaciones que ostentaban la categoría de oficial. Tal hecho sucedió durante la Guerra de Reforma (1858-1860), en que el gobierno liberal, encabezado por don Benito Juárez, publicaba su órgano oficial en Veracruz, al tiempo que los conservadores sacaron a la luz una media docena de publicaciones de carácter oficial. 
   
 
Como consecuencia de la promulgación de la Ley del Diario Oficial de la Federación y Gacetas Gubernamentales, el 24 de marzo de 1987 la publicación oficial adquirió el nombre de Diario Oficial de la Federación, con el subtítulo Organo Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, el cual fue modificado al día siguiente para adoptar su forma actual: Diario Oficial de la Federación. Organo del Gobierno Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.