Respuestas

2013-04-20T01:18:15+02:00
'Demopatía', ¿una enfermedad incurable? ANUEL MONTALVO/CATEDRÁTICO DE ECONOMÍA POLÍTICA DE LA UNIVERSIDAD DE GRANADA Imprimir Enviar

SITUADOS en el terreno de la metáfora, y al modo que hiciera Hobbes en el Leviatán o Quesnay en el Tableaux Económique, es posible identificar el corpus social con el cuerpo humano, en cuanto ambos pasan por periodos de salud y enfermedad.

A diferencia de las dolencias somáticas, las dolencias sociales no requieren de sabios galenos, los síntomas de padecimientos sociales son tan evidentes que por sí 'hablan': postración, abatimiento, falta de expectativas y desconfianza, que en su conjunto remiten a un estado de 'fallos multiorgánicos', a una especie de agonía que no fina en el óbito natural, sino en el quebrantamiento continuo de las instituciones sociales; el corpus social se comporta como un ser disminuido, inmerso en el ensimismamiento del dolor o de la angustia, contra la que no encuentra otro paliativo que la desconfianza: teme incluso a los propios remedios, hasta llegar a la cima del absoluto descreimiento, manifestado estacionalmente en los procesos electorales.

¿A quién votar? ¿Para qué? Los políticos se les presentan a los votantes como una caterva de matachines, carlancones o molondros, movidos a impulsos de los intereses pecuniarios y de realizar las mayores insensateces sin reparar en daños. Son tan estrechos de entendederas estos zorimbos que están creídos de la verdad revelada por la palabra democracia en su propio provecho. Bajo el velo democrático se sienten justificados para mentir, corromper, cohechar o, llanamente, robar, y yendo a las malas, emplear toda clase de argucias legales propiciadas por una administración de justicia en estado ruinoso.



BAJO estas premisas, los políticos al uso son capaces de asumir cualq