Respuestas

2013-04-16T18:00:07+02:00

En la mayoría de los diccionarios de la lengua castellana nos dicen que Patrimonio es la herencia que legan los padres o los abuelos. Es decir, lo que recibimos de nuestros padres o antecesores se llama Patrimonio y esta puede expresarse a través de la herencia de bienes que pueden ser materiales como los muebles, v.g. los aperos, los instrumentos de labranza, los instrumentos de música, las máquinas, las mesas, las sillas, las camas, las ollas, los cuadros, las imágenes de vestir, las vajillas, las colecciones de fotografías, los relojes, los libros, la ropa, ornamentos, monedas, etc... o inmuebles como son por ejemplo un departamento, una chacra, un terreno en una zona urbana, una finca, un establo y un depósito. Así mismo el Patrimonio también se puede expresar inmaterialmente, por ejemplo, los consejos que nos dieron nuestros padres y que ahora se los damos a nuestro hijos, la educación recibida en casa, el idioma aprendido en nuestra infancia, la instrucción que nos fue ofrecida (básica, técnica o científica), la música, algunas creencias - religiosas a veces -, las leyendas y los recuerdos familiares, y las tradiciones que se expresan de diferentes maneras de acuerdo a la familia y sociedad a la que uno pertenezca.ç

2013-04-16T18:28:39+02:00

La relación entre cultura, identidad cultural, patrimonio y desarrollo comunitario rural no es nueva, sin embargo un acercamiento a la problemática advierte la necesidad de realizar una nueva mirada sobre el tema con la finalidad de que se ajuste a la realidad latinoamericana del siglo XXI.

Para el se parte de la premisa que la nueva realidad pasa por replantearse, en términos teórico/prácticos, los conceptos tradicionales de comunidad, desarrollo, desarrollo rural y desarrollo comunitario rural, entre otros, y por reinventar el sistema de relaciones que deben existir entre estos y la cultura, la identidad y el patrimonio como factores esenciales dinamizadores de un cambio de visión sobre la noción de desarrollo.

La iniciativa de realizar este análisis surge al valorar que la cultura no es un eje más del desarrollo sino el eje de referencia que vertebra, da unidad y dinamismo al resto de las dimensiones, lo que significa que no puede existir un desarrollo que satisfaga las necesidades cada vez más crecientes de los miembros de la comunidad si este no utiliza la cultura como base para la consolidación de los modos de vida, los derechos fundamentales del ser humano, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias.

La idea central es poner el énfasis en aquellos aspectos que limitan el avance del desarrollo comunitario rural latinoamericano y enunciar alguno de los desafíos a los que se enfrenta hoy la problemática, sobre todo considerando que la comunidad rural es el único escenario posible donde los habitantes del mundo rural pueden realizar un trabajo que de manera consciente, integrado, participativo, planificado, organizado y coordinado les permita mejorar su calidad de vida.