Respuestas

2013-04-14T19:05:04+02:00

El concepto de Eudaimonia es básico para entender la filosofía de Aristóteles. Lo podemos traducir como felicidad, bienaventuranza…Pero se acerca mas el termino Felicidad. Empleamos esta palabra para designar el fin de todas nuestras acciones, pero esta determinado por la naturaleza del hombre, el bien supremo.

Eudaimonia es una palabra de sentido ambiguo:

-Originalmente significaba ser favorecido por un daimon (un hado).

-Tener parte en un buen fin.

Y puede ser Subjetivo (estar contento)

U Objetivo (llevar una vida noble y digna). Pero entre ambos hay una relación: Solo se es feliz (subjetivo) cuando se es verdaderamente feliz (objetivo). Es decir llegaras a estar contento o feliz cuando tengas una vida noble.

La Felicidad es Autosuficiente, ya que si es el bien supremo, no podemos llamar felicidad a cualquier cosa que deseemos. Por tanto, es un 1 cosa o un conjunto que es buscado por si mismo y nunca como medio para otra cosa, o como parte de otro conjunto mas amplio de cosas. Por tanto decimos que es suficiente por si misma. Es decir no pueden existir 2 felicidades distintas ya que solo hay 1 conjunto autosuficiente de bienes.

B: -Vida Placentera

¿Consiste el placer (hedone) en la felicidad? Para Aristóteles no, es un modo indeseable. A primera vista, parece que el placer es el modo de vida deseable, pero no es así.

El placer es una de las cosas (excepto el dinero) deseable por si misma y no como medio para otra cosa., pero todo esto no es suficiente para afirmar que sea el placer el bien supremo, porque se presenta parte de un conjunto y hemos dicho anteriormente que la felicidad es autosuficiente por si misma.

Pero Aristóteles elabora su teoría del placer, que aunque no sea la propia felicidad es interesante definirla.

El placer no es un movimiento, actúa en relación a su objeto y es una perfección añadida a la actividad y no la actividad en si misma, por tanto toda actividad va acompañada de placer y lo mismo en todo pensamiento. Por tanto hay placeres buenos y placeres no tan buenos, cuando se trata de placeres bueno es legitimo actuar por placer (no todo el que hace algo por placer es indeseable, sino el que lo hace por un placer vergonzoso)

Y Aristóteles piensa que ninguna persona verdaderamente inteligente puede hacer consistir los placeres corporales en su felicidad.

-Vida Honorífica

¿Consiste la felicidad en los honores? Para Aristóteles no. Unos ponen como prioridad los placeres corporales, pero otros mas refinados prefieren llevar una vida pública, social, o política, es decir, que se le reconozcan sus méritos propios.

Pero en comparación con la vida explicada anteriormente Aristóteles piensa que es mas noble llevar una vida social que una basada en el placer, pero tampoco esta puede consistir la felicidad.

Ya que el honor por si mismo no es autosuficiente y completo, como hemos visto en la definición de felicidad, tan solo adquiere su verdadero sentido cuando es merecido, pero muchos que lo buscan ese reconocimiento es para huir de las propia excelencia, por eso buscan la aprobación de personas inteligentes y sabias en la tarea que hacen.

 

C: Ideal del Sabio (Vida Contemplativa)

Hemos desechado antes modos de vida como la búsqueda de la verdadera felicidad por no cumplir la condición de autosuficiencia que tiene que tener el bien supremo.

Aristóteles dice: “La felicidad consiste en realizar el oficio del hombre” Pero ¿Cómo se realiza bien el oficio del hombre? Definamos el oficio del hombre como la tarea propia de este, es decir la actividad de una totalidad.

Lo que quiere subrayar es la existencia de unas peculiaridades de la vida y la acción humana que ningún hombre racional querría renunciar y cuyo ejercicio es satisfactorio para el hombre, y todas estas capacidades tienen su raíz en la razón (logos).

En su búsqueda para encontrar cuales son esas capacidades argumenta,

“Ya que buscamos algo propio del hombre”:

-Hay que dejar pues de lado la vida de nutrición y crecimiento.

-También la vida de las sensaciones

-Por tanto solo queda la vida en cuanto a la actividad de la parte racional del alma.

En definitiva, esa actividad propia del hombre es excelente en si misma y realizada de un modo perfecto. En conclusión, el bien supremo alcanzable por el hombre consiste en la actividad constante del alma conforme a su excelencia. Para ello se requiere de un esfuerzo y una constancia.