Respuestas

2013-04-12T01:25:31+02:00

Injusticia perpetua. Los pueblos indígenas padecen las consecuencias de la injusticia histórica, a saber la colo­
nización, la desposesión de sus tierras, territorios y recursos, la opresión y la discriminación, así como la falta
de control de sus propios modos de vida. Los Estados coloniales y modernos, en la búsqueda del crecimiento
económico, les han denegado ampliamente su derecho al desarrollo. De resultas de ello, los pueblos indígenas
suelen perder ante actores más poderosos y se convierten en los grupos más empobrecidos de sus países.
La tercera parte de los pobres del mundo. Los pueblos indígenas siguen siendo los más numerosos entre los
pobres, los analfabetos y los desempleados. Los pueblos indígenas suman unos 370 millones. Pese a que cons­
tituyen aproximadamente el 5% de la población mundial, los pueblos indígenas constituyen el 15% de los pobres
del mundo. También representan la tercera parte de los 900 millones de indigentes de las zonas rurales.
Suicidio, violencia y encarcelamiento. El hábito de fumar y el uso indebido de estupefacientes son muy comunes
entre los pueblos indígenas; también son altos los porcentajes de suicidio y encarcelamiento. Estos problemas
se acentúan más en las zonas urbanas, donde los pueblos indígenas están apartados de sus comunidades y cul­
turas, y pocas veces son plenamente aceptados como miembros de la sociedad dominante en pie de igualdad.
También hay más probabilidades de que entre los pueblos indígenas se registren delitos violentos.
Un problema también en los países desarrollados. El bienestar de los pueblos indígenas es un problema no
sólo en los países en desarrollo. Incluso en los países desarrollados, los pueblos indígenas casi invariablemente
están a la zaga de la población no indígena en la mayoría de los indicadores del bienestar. Su esperanza de vida
es más corta, la calidad de los servicios médicos y la educación es más baja y sus tasas de desempleo son más
elevadas. Un niño aborigen nacido hoy día en Australia tiene una esperanza de vida de casi 20 años menos que
un compatriota no aborigen. La obesidad, la diabetes tipo 2 y la tuberculosis son actualmente problemas de salud
graves entre los pueblos indígenas de los países desarrollados.
Ser indígena es ser pobre. Estudios de las condiciones socioeconómicas de los pueblos indígenas de América
Latina demuestran que ser indígena equivale a ser pobre y que con el tiempo esa situación se ha perpetuado.
Aun cuando hayan podido acumular capital humano (es decir, oportunidades de educación o capacitación), no
pueden convertirlo en ganancias significativamente mayores ni reducir la pobreza que los diferencia de la po­
blación no indígena. Esta conclusión es válida para los países cuyos pueblos indígenas constituyen una pequeña
fracción de la población general, como México y Chile, así como en países en que una gran parte de la población
es indígena, como en Bolivia.
Se podrán encontrar más datos e información sobre diferentes países en la publicación y en las fichas descriptivas regionales adjuntas.
El informe sobre la situación de los pueblos indígenas del mundo fue elaborado por siete expertos independientes y producido por la secretaría del Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígena