Respuestas

2013-04-11T02:10:30+02:00

a) La Iglesia es Una

 

Jesús fundó solamente una Iglesia, no una colección de Iglesias en competencia ( luteranos, bautistas, anglicanos, etc.…). La Biblia dice que la Iglesia es la esposa de Cristo (Ef.5,23-32). Jesús no puede tener sino UNA esposa y esta es la Iglesia Católica.

Su Iglesia también enseñaría solamente UNA doctrina y esa doctrina debe ser idéntica a la enseñada por los Apóstoles. Esta es la unidad en la fe.

Aunque algunos católicos individualmente disientan de la doctrina oficial, la autoridad auténtica de enseñanza de la Iglesia (El Papa y los obispos en comunión con él) nunca ha cambiado ninguna doctrina.

En el transcurso de los siglos, al examinar más plenamente la doctrina, la Iglesia la ha comprendido más profundamente, pero jamás la ha entendido de una manera opuesta a lo que anteriormente había entendido.

 

b) La Iglesia es SANTA

 

Por su gracia, Jesús hace Santa a la Iglesia, así como El es Santo. Esto no quiere decir que cada miembro sea siempre santo. Jesús dijo que habría buenos y malos, miembros en la Iglesia (Jn.6, 70) y que no todos los miembros irían al cielo (Mt.25, 31-46).

 

 Pero la Iglesia es Santa en sí misma porque es la fuente de la santidad y la guardiana de los medios especiales que comunican la gracia: los sacramentos.

 

c) La Iglesia es CATÓLICA

 

La Iglesia de Cristo es llamada Católica ("universal" en griego) porque es un don para todas las gentes. Él dijo a sus apóstoles que fueran a todo el mundo e hicieran discípulos de "todas las naciones" (Mt.28, 19-20).

Durante casi 2000 años la Iglesia Católica ha llevado adelante esta misión predicando la buena nueva de que Cristo murió por todos los hombres y desea que todos seamos miembros de su familia universal (Gál.3, 28).

Hoy la Iglesia Católica se encuentra en todos los países del mundo y todavía sigue enviando misioneros para "hacer discípulos de todas las naciones" (Mt.28, 19)

La Iglesia que Jesús estableció fue conocida por su título más común: "Iglesia Católica", al menos tan pronto como en el año 107, cuando San Ignacio de Antioquía usa ese título para describirla. Dicho título, aparentemente era ya antiguo en tiempo de San Ignacio, lo que significa que puede remontarse hasta el tiempo de los Apóstoles.