Respuestas

2013-04-10T23:30:50+02:00
LA MADREMONTE La Madremonte

Así como la Madre de Agua es la divinidad o mito de las aguas, La Madremonte lo es de los montes, de los montes del llano. Pero si aquella es una niña linda, ésta es un gran señora encopetada, robusta, alta, con sombrero vistoso, adornada con plumas y vestida toda de verde. Sus iras y persecuciones son terribles.
Ataca siempre con grandes tempestades, vientos e inundaciones que destruyen las cosechas, ahuyentan los ganados, ahogan los terneros y causan toda clase de calamidades. Pierde o enreda a los que merodean en sus dominios embriagados o en malos pasos; persigue con saña a los que son dados a discutir maliciosamente por linderos y que destruyen las cercas y destrozan las alambradas de sus vecinos o colindantes; es una asidua defensora de los límites correctos de las propiedades.
Castiga, también, a los que roban, a quienes andan en aventuras amorosas pervertidas y a los que osadamente invaden el corazón de sus enmarañadas arboledas; a aquellos cazadores vagabundos que lo hacen por distracción o perversión y a los niños vagos y desobedientes. Su influencia se manifiesta por una especie de mareo, de alucinación, mediante la cual la víctima ve todos los lados del monte idénticos, dificultándosele por lo tanto la salida.
Cualquier bosquecito se presenta como una inmensa y enmarañada montaña, sin senda ni salida, por donde el perdido empieza a trasegar arañándose, rompiéndose la ropa y sufriendo toda clase de percances.
Cuando, pasado el conjuro, ve que sólo ha sido en un pequeño bosque en el que se ha perdido y destrozado, no deja de exclamar:

–Eso jue esa vieja yerbatera e la Madremonte que hizo esta jugada.

La imagen o figura de la Madremonte muy pocos la han visto, y aquellos que la han llegado a ver, es sólo por un instante y mientras no estén bajo su influencia.
Por lo regular, la víctima que esté bajo los efectos de los ataques de la Madremonte, no la ve, sólo siente ese extraño sopor y divagación que lo hace fracasar; se puede decir que este mito de los montes huye de las miradas humanas.
Para librarse uno de las acometidas de la Madremonte es conveniente ir fumando un tabaco o con un bejuco de adorote o carare amarrado a la cintura.
Es también conveniente llevar pepas de cavalonga en el bolsillo o una vara recién cortada de cordoncillo, de chicalá o guayacán, a guisa de bordón; sirve así mismo, para el caso portar escapularios y medallas benditas o ir rezando la oración a San Isidro Labrador, abogado de los montes y de los aserríos.
LA GITANA ENCANTADA Desde épocas remotas los pueblos de la tierra constantemente se encuentran en conflicto, terminan en una parte del planeta e inician en otra, obligando a los moradores del lugar a desplazarse a otros sitios donde les den albergue, otros van recorriendo por el mundo durante toda su vida.

Tal es el caso de la familia Montes que a continuación relatamos:

A principios del siglo XX se estableció en Barbosa un campamento de gitanos y como por todos es sabido estos personajes, especialmente las damas ganaban su vida saliendo por las calles del pueblo a adivinarles la suerte a las personas lugareñas.

Guadalupe Montes por su singular belleza y su magnifico cantar cautivó a las familias de la época con sus encantos, se pasaba tardes y noches deleitando a las personas con su baile y hermoso canto al son de una pandereta que ella tocaba armoniosamente, hasta que un día Lupe como la llamaban cariñosamente, cayó postrada en una cama y al corto tiempo murió de una enfermedad muy rara, luego fue sepultada en el cementerio de Barbosa donde hoy funciona el Hogar Juvenil Campesino llamado antes cementerio viejo. Ella fue enterrada en un mausoleo que los familiares diseñaron exclusivamente para ella, con todas sus alhajas consistentes en anillos y cadenas de oro. Cadenas muy gruesas y pulseras de mucho valor a demás de comida galletas y vino para que emprendiera su largo viaje hacia el más allá según las creencias de su familia.

La tumba quedó debajo de un pino y al tiempo de haber sido enterrada se le oía cantar, más tarde se descubrió el misterio de que dándole tres golpecitos a la lápida ella empezaba a cantar, varias personas dan fe de esto, se corre el rumor por el 

pueblo y justamente allí los niños, jóvenes y adultos iban a dar los tres golpes en la tumba de Lupe y muchos escuchaban ruidos suaves y melodiosos, dicen otros que en noches de luna llena se le veía bailar, cantar y tocar pandereta debajo del pino.

La tumba fue profanada y destruida por los saqueadores de tumbas, los restos de Lupe nadie sabe dónde quedaron, sólo queda en el recuerdo de las personas mayores lo maravilloso y lo bello que era aquella encantadora gitana.
l