Respuestas

2013-04-10T21:59:20+02:00

Fue, además, un movimiento pionero en la América indígena, porque el nivel de organización de los pobladores originarios ecuatorianos sirvió de ejemplo e inspiración para otras iniciativas similares en Perú, Bolivia, Guatemala y México. 

En 1990, Norma Mayo terminaba sus estudios secundarios en la central provincia de Cotopaxi. Ahora es ingeniera comercial y secretaria nacional de la Mujer y la Familia de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), organizadora del levantamiento. 

"No participé directamente, pero vi cómo mis padres y abuelos se conversaron con toda la comunidad y participaron en el levantamiento", dijo Mayo a IPS. 

Aquella madrugada, miles de indígenas bloquearon las entradas de las capitales de siete provincias del llamado callejón interandino y de la propia Quito y cortaron la carretera Panamericana en decenas de sitios.

  • Usuario de Brainly
2013-04-10T22:25:46+02:00

En la década pasada los pueblos indígenas rompieron el silencio y se hicieron visibles con un proyecto político de gran alcance, basado en conceptos teóricos y categorías como nacionalidad, estado plurinacional, autonomía. Fue precisamente el levantamiento indígena del 90, recordado en Ecuador como el despertar del león dormido, el que posibilitó la toma de conciencia a la sociedad y al estado ecuatorianos nó solo de la existencia, vitalidad y fuerza de los pueblos indígenas, sino de las falencias de la democracia formal que los ignora y del estado uninacional que los excluye.

La marcha de los pueblos indios de Pastaza, fue la oportunidad del reencuentro, de construir solidaridad y fraternidad. Estará por siempre en la memoria de todos la mañana de radiante sol quiteño en la cual centenares de mujeres, niños, jóvenes, adultos y ancianos kichwas de la Amazonía, dignos y erguidos, luego de cientos de kilómetros de caminata, entraron en la capital bajo los vivas y aplausos de miles y miles de ecuatorianos no indígenas.

El levantamiento indígena del noventa y cuatro convocado en oposición a la ley agraria neoliberal aprobada por el Congreso Nacional entre gallos y media noche, creó las condiciones para armonizar alianzas con el movimiento campesino y ampliar la lucha.

La convocatoria a todo el pueblo ecuatoriano a la realización de la Asamblea Nacional Constituyente de los pueblos, claramente en oposición a la propuesta estatal de una reforma tibia, abrió espacios importantes a la participación de organizaciones campesinas, populares, barriales, juveniles, cristianas, de mujeres, de ecologistas, de activistas de derechos humanos, que en conjunto y bajo el liderazgo de la CONAIE durante tres meses de sesiones, formuló la primera Carta Política que podría dar paso al Ecuador Plurinacional.