Respuestas

2013-04-09T05:13:33+02:00

El arsénico es un veneno citado de manera casi infinita en tramas de películas, novelas y obras de teatro donde hay un asesinato. Pero casi nada se habla de su presencia contaminante en el agua que se consume en ciudades y pueblos. Para remediar este silencio y para prevenir la principal enfermedad que causa este veneno, durante la semana del 10 al 14 de septiembre se realizará una campaña de difusión en todo el país.

La meta de esta iniciativa, organizada por la Sociedad Argentina de Dermatología, es prevenir la enfermedad causada por el arsénico en el agua, llamada “Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico” o HACRE. Los síntomas son lesiones en la piel, tumores malignos cutáneos y en oportunidades cáncer en órganos internos como el pulmón, estómago y vías urinarias, entre otros.

“El problema es que cuando el arsénico está instalado en el organismo, no se puede extraer. HACRE es una enfermedad crónica. Por eso enfatizamos en que hay que prevenir. Para evitar llegar a esta situación, hay que controlar y tratar el agua”, destaca a la Agencia CyTA el coordinador de la campaña, el Dr. Esteban Saraceno.

Control del agua

“El objetivo de esta campaña es informar y concientizar a la población sobre la presencia de arsénico en el agua de consumo; para ello hemos hecho posters que se verán en los Servicios de Dermatología de los hospitales de todo el país y además folletos donde figura cómo se produce la enfermedad. En ambos casos se observa el mapa de la Argentina donde están las provincias que tienen más contenido de arsénico”, agrega el Dr. Saraceno, quien es ex – Presidente de la Sociedad Argentina de Dermatología.

El logo de esta campaña es una copa con agua, porque la meta de los organizadores es mostrar que el control del agua es la llave para la erradicación de esta enfermedad. Y para lograrlo, se debe realizar un trabajo multidisciplinario. Por dicho motivo, la Sociedad Argentina de Dermatología está desarrollando la campaña con coordinadores médicos y asesores de otras especialidades, como hidrólogos, geólogos, bioquímicos y profesionales del CONICET. “Además, deberían participan los organismos nacionales encargados del Medio Ambiente y la Salud Pública, la Comisión de Investigaciones Científicas de la provincia de Buenos Aires (CIC), y otros expertos de universidades nacionales y privadas”, dice el Dr. Saraceno.

“Este es el segundo año que realizamos esta campaña, y todo surgió porque si bien en el ambiente dermatológico se conoce bien el Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico, la población aún no está informada adecuadamente”, agrega el experto.

Avance silencioso

El problema principal es que la presencia de arsénico en el agua pasa desapercibida si no se hacen los estudios correspondientes. Incluso, ni siquiera al hervir el agua se puede eliminar el tóxico. Según un estudio realizado en 2005, más de un millón de personas están expuestas a padecer Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico en la República Argentina.

“Los síntomas de esta enfermedad comienzan a aparecer después de varios años de ingestión continua de agua con alto contenido de arsénico. Las manifestaciones en la piel consisten en primera instancia en un aumento de la transpiración en las palmas de las manos y en las plantas de los pies, que se ponen rojos y pican; luego se engrosa la piel de esos sitios y aparece una pigmentación oscura, especialmente en el tórax y el abdomen, salpicada por manchas blancas”, explica el Dr. Saraceno. Habitualmente estos pacientes provienen de zonas con alto contenido en arsénico en el agua.

Doce provincias del país, según el relevamiento difundido por la Sociedad Argentina de Dermatología, son las más afectadas. Ellas son: Chaco, Salta, Santiago del Estero, San Luis, San Juan, La Rioja y Santa Fe, Tucumán, Córdoba, la Pampa, Buenos Aires y Río Negro.