Respuestas

2013-04-04T05:25:57+02:00

Tras la salida de Bolívar, de 1826 a 1836, el Perú tuvo varios presidentes, todos ellos caudillos militares. Algunos defendían opiniones conservadoras y políticas autoritarias (como Salaverry o Gamarra); otros eran tímidos portavoces de un liberalismo republicano que ahora distraía su atención en ataques estériles y muchas veces impopulares contra la Iglesia (como La Mar y Orbegoso). 

En 1827 el Congreso eligió presidente a un militar débil de carácter como José de la Mar. Su gobierno promulgó en 1828 una constitución liberal, pero el régimen no pudo funcionar adecuadamente debido a un conflicto con la Gran Colombia. Bolívar nos había declarado la guerra porque nos habíamos escurrido de sus planes federativos. El conflicto terminó sin un vencedor claro por lo que La Mar firmó el armisticio de Piura para poner fin a las hostilidades y nombrar una comisión de límites. Sin embargo desde Lima un partido de militares autoritarios, encabezado por Gamarra y La Fuente, hace un golpe de estado. La Mar es exiliado a Costa Rica.

Agustín Gamarra fue el único militar que pudo completar su mandato de cuatro años: de 1829 a 1833. Dictatorial y sin escrúpulos, pidió sin éxito autorización al congreso para invadir Bolivia y anexarla al Perú. También puso fin al problema con la Gran Colombia firmando el tratado Larrea-Gual y reconoció la independencia de Ecuador en 1832 con el tratado Pando-Novoa. Internamente tuvo que aplastar 17 actos subversivos que pretendieron expulsarlo del poder, razón por la cual tuvo que abandonar varias veces Lima para enfrentarlos. Finalmente, un grupo liberal, encabezado por Luna Pizarro y Gonzáles Vigil, lograron desde una Convención Nacional destituir a Gamarra y nombrar a Luis José de Orbegoso como “presidente provisional”. 

El accidentado gobierno de Orbegoso, que promulgó otra constitución liberal en 1834, tuvo que hacer frente a los militares autoritarios desplazados por la Convención Nacional. Gamarra y Pedro Bermúdez encabezaron la oposición desatándose una guerra civil en 1834. Esta formalmente terminaría en el célebre Abrazo de Maquinguayo donde los generales Bermúdez y Orbegoso decidieron no pelear y concertar la pacificación del país.