Respuestas

¡La mejor respuesta!
2013-04-01T20:19:43+02:00
Un día soleado  (No depende de nosotros, pero paciencia. El sol siempre sale para todos) Agua (Del caño, no la tomaremos) Una bandeja o tina para poner agua (Pedirle a mama, no cogerla sin permiso: SE PUEDE ENOJAR) Un espejo (Pedirle a mama o papa que nos ayude a manipularlo puede quebrarse y nos podemos hacer daño) Papel blanco (un hoja Bond o cualquiera, no importa si esta escrita)

Después de conseguir todos los materiales, manos a la obra:

Llenamos la tina con agua, teniendo cuidado de no regar, debemos recordar que el agua es muy valiosa. El espejo (que le pedimos a mamá) lo metemos dentro de la tina, de tal forma que el sol se refleje en el (Recomendación: No mirar directamente el sol, es dañino para nuestra salud) Ahora cogemos la hoja de papel y la ponemos frente del espejo (No debe mojarse) para que el sol se refleje en el papel.
2013-04-01T20:19:45+02:00

En 1665, Isaac Newton, analizó por primera vez los detalles técnicos de la formación del arco iris. Su brillante trabajo de óptica referente a la refracción y reflexión ciertamente no nos distrae de la belleza y de la promesa que hay en el arco iris. Por el contrario, los descubrimientos científicos de Newton, muestran el complejo maravilloso de la creación. El arco iris es una señal de la misericordia de Dios y nos recuerda que él no destruirá la tierra por segunda vez, inundándola.

Un arco iris ocurre cuando las gotas de lluvia y los rayos del sol se atraviesan. La luz del sol está compuesta de todos los colores, los cuales mezclados producen iluminación. Cuando la luz del sol penetra las gotas de agua, se refleja en las superficies interiores. Mientras pasa a través de las gotas, la luz se separa en sus colores que la componen, lo que produce un efecto muy similar al de un prisma. Y por un instante, cada gota de lluvia destella sus colores al observador, antes que otra gota de lluvia tome su lugar.

Usualmente, un arco iris se puede observar en la dirección opuesta del sol. La luz del arco iris es reflejada al ojo, a un ángulo de 42 grados en relación con el rayo de sol. La forma de arco, es parte del cono de luz que es cortado por el horizonte. Si usted viaja hacia el extremo de un arco iris, éste se moverá adelante de usted, manteniendo su forma. Por lo tanto, no hay realmente un final en un arco iris, ni tampoco una hoya llena de oro esperándole allí. Debido a que el ángulo de inclinación de 45 grados es medido desde el ojo de cada observador, no hay dos personas que vean exactamente el mismo arco iris. Cada persona se encuentra en el centro de su propio cono de luz. Desde el punto panorámico del alto de una montaña o de un avión, se puede observar en ciertas ocasiones, un circulo completo del arco iris.

 

El brillante arco iris primario tiene el color rojo en el borde exterior y azul dentro de sí mismo. En la parte superior de la atmósfera, siempre hay otro arco iris menos brillante, con los colores en orden inverso. Este arco iris secundario, es el resultado de reflexión adicional, de los rayos del sol a través de las gotas de lluvia. Es más visible cuando hay nubes oscuras atrás de éste. Busca el segundo arco en lo alto de la atmósfera la próxima vez que aparezcan los colores del arco iris. Algunos observadores han reportado haber visto un tercer y cuarto arco iris sobre los primeros dos.