Respuestas

2013-03-28T19:23:55+01:00

El paramilitarismo es uno de los fenómenos que ha contribuido a la grave situación de violencia política que ha vivido Colombia durante las últimas décadas. Aun cuando en sus orígenes, se constituyó bajo la forma de un movimiento contrainsurgente, cuyo único objetivo era combatir los gruposguerrilleros que agredían la sociedad colombiana, con el paso del tiempo, se convirtió en una verdadera organización delictiva y criminal, al servicio deintereses particulares, que cooptaron los espacios dejados por las autoridades legítimas, dirigiendo sus acciones de represión y barbarie contra lapoblación civil, en el camino de apoderarse de la tierra y de obtener el poder político, social y económico.

Las organizaciones paramilitares, mediante la violencia -las amenazas, los asesinatos, las masacres, las torturas y el desplazamiento forzado-, y con el apoyo de ciertos sectores de la sociedad y del Estado, no solo han logrado generar terror e intimidación en la población civil, sino también, imponer suautoridad en vastas zonas del territorio nacional. Estos grupos armados al margen de la ley, constituyen, entonces, una amenaza contra la estabilidad institucional, en cuanto actúan en franco desconocimiento del Estado Social de Derecho.

Colombia, consciente de las graves consecuencias que el conflicto armado le ha dejado al País, a través de sus autoridades, y con el apoyo de los distintos sectores políticos, sociales y económicos, debe asumir el compromiso histórico de garantizar a sus habitantes la paz y la reconciliación nacional. Con ese propósito, le corresponde adelantar una verdadera política de desmovilización y reinserción social, que garantice el juzgamiento y castigo de los autores generadores de violencia, el conocimiento de la verdad sobre los hechos delictivos y la reparación de las víctimas del conflictoarmado, asegurándole a éstas unas condiciones de vida digna y el restablecimiento de sus derechos fundamentales.

El Estado no puede seguir tolerado la existencia de grupos armados al margen de la ley, cualquiera sea su denominación. La disolución y desmantelamiento de estos grupos constituye una obligación ineludible del Estado, para que éste pueda recuperar su institucionalidad y se ponga fin a la violencia generalizada y sistemática que nos aqueja.