Respuestas

2012-04-03T17:13:33+02:00
 

de la propuesta visual al atractor:

 

            Para lograr la precisión del concepto de estereotipo mencionada debemos acotar la propuesta anterior enunciando los interrogantes que nos interesa responder. Estos pueden formularse provisoriamente de la siguiente manera:

¿Qué clase de propuestas visuales son las imágenes estereotipadas? ¿Cómo funciona el proceso mental de reconocimiento de las imágenes estereotipadas que realiza un intérprete? ¿Qué es un estereotipo?

Las tres preguntas pueden parecen redundantes y de hecho por momentos los serán. El motivo se encuentra en que el abordaje de cada una de ellas nos irá brindando elementos conceptuales e hipótesis de trabajo para el abordaje del interrogante siguiente.

 

 1.1 ¿Qué clase de propuestas visuales son las imágenes estereotipadas?

 

            Tanto en esta instancia como en las posteriores organizaremos la mayoría de nuestros análisis en el marco de los desarrollos teóricos realizados por Magariños de Morentin en su texto La(s) Semiótica(s) de la imagen visual (2001). En dicho texto el autor propone pensar en la necesidad de una abordaje específico de las diferentes propuestas visuales posibles, y en los problemas de su estudio indiferenciado. Para tal efecto combina dos enfoques diferentes: por una parte el que brindan las investigaciones cognitivas, acerca de los avances en la explicación del procesamiento de las imágenes visuales en la mente / cerebro humano; por otra, el dado por la semiótica peirceana, la cual, como veremos a continuación, permite la clasificación y diferenciación de las propuestas visuales como objetos de conocimiento relativamente independientes.

 la calidad representativa de la calidad de imagen visual:

            El primer paso para el estudio de las imágenes estereotipadas, es definir qué entenderemos por imágenes y luego qué subgrupo constituyen las estereotipadas. Para la definición del término imagen (que se constituirá en el objeto de estudio de una semiótica visual) en los términos planteados por Magariños de Morentín, debemos ampliarlo, en principio, a la construcción imagen visual. Este primer paso sitúa al objeto en el ámbito de laspercepciones visuales, y lo diferenciará de los objetos de las semiótica del habla o de la lengua, así como de otro tipo de semióticas que no sean la visual. En segundo lugar, la imagen visual, en tanto objeto de una semiótica debe concebirse como signo, esto significa que se trata de una percepción visual a la cual se le atribuye, en palabras del autor, la cualidad de suscitar en una mente la posibilidad de que se la considere como sustituyente de otra forma que no es la que se está percibiendo (2, 2001).

            Enmarcado en el enfoque peirceano, entender a la imagen visual como signo supone pensarla como algo (una propuesta de percepción visual), que está en alguna relación (considerada como representación), por algo(destinada a la configuración de una forma), para alguien (para su valoración por el perceptor)

            Ahora bien, en tanto toda imagen visual que constituye objeto de una semiótica visual está dotada de un soporte físico (tela, papel, pantalla, piedra, etc.), es necesario, para Magariños de Morentin, ampliar nuestra construcción de imagen visual a la de imagen material visual. Con este último paso, logra el autor precisar el objeto y diferenciar a la imagen material visual de las imágenes perceptuales (acontecimiento cognitivo evocado directamente por la estimulación de un órgano sensorial), y de las imágenes mentales (en tanto representaciones internas que reemplazan a los correspondientes objetos).

            Una imagen material visual es un objeto más del mundo exterior, que se diferencia por su carácter sígnico, esto es, por ser considerada por un eventual perceptor como una representación, destinada a la configuración de una forma, para su valoración. Esto último significa que una propuesta de percepción visual puede analizarse en tres aspectos: como representación, como configuración de una forma diferente de la representada y como objeto de una valoración. Veamos cómo pueden pensarse las imágenes estereotipadas en cada uno de estos tres aspectos.