Respuestas

2013-03-26T00:32:05+01:00

Normalmente, el agresor tiene uncomportamiento provocador y de intimidación permanente. Posee un modelo agresivo en la resolución de conflictos, presenta dificultad para ponerse en el lugar del otro, vive una relación familiar poco afectiva, y tiene muy poca empatía. Según los expertos criminalistas y psicólogos, un niño puede ser autor de bullying cuando solo espera y quiere que hagan siempre su voluntad, cuando le gusta probar la sensación de poder, cuando no se siente bien o no disfruta con otros niños.

El bullying escolar se lleva a cabo cuando el agresor sufre intimidaciones o algún tipo de abuso en casa, en la escuela o en la familia, o cuando es frecuentemente humillado por los adultos, o cuando vive bajo constante presión para que tenga éxito en sus actividades. Los agresores ejercen su acción contra su víctima de diversas formas: les golpean, molestan, provocan, acosan con empujones y golpes, les nombran de una forma desagradable o despectiva, les generan rumores, mentiras o bulos, les aíslan del grupo, les ofenden y les anulan.

2013-03-26T00:41:53+01:00
El niño o adolescente se muestra agresivo con el resto de miembros de la familia. No le gusta relacionarse ni comunicarse. Se muestra reservado y poco accesible al trato personal. Le pillamos en ocasiones diciendo mentiras sobre otras personas, sin importarle que esas mentiras puedan perjudicarlas. Además, también cuenta mentiras para justificar su conducta. Ante cualquier falta en la que le pillemos, intentará mentir en lugar de asumir su responsabilidad. El menor tiene objetos que no son suyos y no puede justificar de un modo convincente de dónde los ha sacado. Si los padres de algún otro menor nos comentan que nuestro hijo ha agredido al suyo, no debemos ponernos a la defensiva y tratar de defender a nuestro hijo a toda costa. Debemos ser comunicativos y abiertos, escuchar a los padres y las versiones de los dos niños y tratar de descubrir la verdad. Es conveniente también mantener una buena comunicación con el centro escolar y con el profesorado. Si somos accesibles, será más fácil que el centro pueda comentarnos cualquier problema que surja respecto a nuestro hijo y que, entre todos, podamos encontrar una solución.