Respuestas

2013-03-21T00:10:24+01:00

Las invasiones bárbaras fueron una de las causas que propiciaron el hundimiento de la estructura estatal del Imperio Romano en Occidente, poniendo fin a la civilización clásica.
Que las invasiones triunfasen es en buena parte mérito de los problemas internos del Imperio. La presión bárbara era algo más o menos constante en la antigüedad, y hasta el siglo III las fronteras resistieron sin demasiados problemas. Y las invasiones del siglo III consiguieron ser rechazadas, restaurándose las fronteras y consiguiéndose defender durante casi la totalidad del siglo IV. En el siglo V se produce la penetración definitiva.

El proceso de "barbarización" de Occidente fue lento. Al principio, los nuevos estados germanos heredaron la estructura administrativa tardo-romana, y el comercio no se interrumpió de inmediato. Fue decayendo progresivamente, en buena parte también debido al déficit comercial de Occidente, que no exportaba lo suficiente como para conseguir pagar todo lo que llegaba de Oriente. Al final, parte de la masa monetaria existente en los reinos occidentales fue desapareciendo, provocando la decadencia del comercio y la industria.
Los conflictos entre los reinos germanos también contribuyeron a la decadencia.
Al final, desaparecieron las clases formadas, por lo que los estados germanos se quedaron sin su sistema administrativo. El proceso de decadencia encontraría su freno temporal con Carlomagno, para recomenzar con sus sucesores. Se tocó fondo en el siglo IX.

De las ruínas del Imperio occidental nacerían los actuales estados europeos.

2013-03-21T05:39:12+01:00

Las invasiones bárbaras fueron una de las causas que propiciaron el hundimiento de la estructura estatal del Imperio Romano en Occidente, poniendo fin a la civilización clásica.
Que las invasiones triunfasen es en buena parte mérito de los problemas internos del Imperio. La presión bárbara era algo más o menos constante en la antigüedad, y hasta el siglo III las fronteras resistieron sin demasiados problemas. Y las invasiones del siglo III consiguieron ser rechazadas, restaurándose las fronteras y consiguiéndose defender durante casi la totalidad del siglo IV. En el siglo V se produce la penetración definitiva.