Respuestas

2013-03-22T00:24:04+01:00

En 1865, el monje agustino austriaco Gregor Joham Mendel, abad del monasterio de Brünn (Chequia), formuló las leyes hereditarias que llevan su nombre, fruto de los estudios en su jardín con determinadas especies de guisantes (Pisum sativum).

 

 

Mendel trabajó sobre la transmisión de los caracteres de las plantas a través de sucesivas generaciones, en lo que hoy constituye el fundamento de la genética moderna.

Gracias a sus numerosos experimentos logró el enunciado de los principios conocidos más tarde como leyes de la herencia.

Su obra más importante sobre la herencia fue publicada en 1866. Pero su trabajo no tuvo trascendencia alguna en los siguientes treinta y cuatro años. No obtuvo el debido reconocimiento hasta 1900, cuando tres investigadores (De Vries, Correns y Tschermak), de manera más o menos independiente, llegaron a las mismas conclusiones que él, descubrieron sus trabajos con gran sorpresa y le reconocieron la prioridad, por eso publicaron sus conclusiones como meras confirmaciones de las leyes de Mendel; y sólo a finales de la década de 1920 y comienzos de 1930 se comprendió su verdadero alcance, en especial en lo que se refiere a la teoría evolutiva.

Conviene aclarar que Mendel, por ser pionero, carecía de los conocimientos actuales sobre la presencia de pares de cromosomas en los seres vivos ni sobre su mecanismo de transmisión, por lo que la interpretación de sus experimentos, que realizamos más adelante, está basada en la posterior teoría cromosómica de la herencia.

Mendel llegó a la conclusión de que los caracteres están determinados por algo, a lo denominó factores o elementos hereditarios (el equivalente a los actuales genes); los cuales se encuentran en parejas antagónicas (hoy los llamamos genes alelos) y se transmiten con independencia unos de otros (en este sentido tuvo suerte de no encontrarse con casos de ligamiento y recombinación).